Cómo evitar los pies hinchados durante el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

La mayoría de las embarazadas ve cómo poco a poco la forma de sus tobillos se va desdibujando hasta perderse por completo. La razón es que se hinchan sus pies, lo que a su vez se debe a la retención de líquidos propia de la gestación. Pero que pies hinchados y embarazo vayan unidos no quiere decir que no podamos hacer nada por evitarlo o al menos, minimizar las molestias. Estos consejos pueden echarte una mano.

  • Usa zapato cómodo. Es la regla de oro. Ni tacón, ni zapatos demasiado estrechos ni nada que te resulte un tanto incómodo. Todo lo que te provoque incomodidad favorece que se te hinchen los pies, así que lo mejor es evitar ese tipo de calzado.
  • Largos paseos. Se trata de otra buena “medicina” contra los pies hinchados porque ayuda a mejorar la circulación. Los especialistas aconsejan caminar sin prisa pero a un paso un poco ligero para que el ejercicio haga efecto. Si estás en la playa, aprovecha para dar esas caminatas por la orilla, mojando los pies en el agua. ¡Te vendrá estupendamente!
  • Controlar el peso. Obviamente durante el embarazo cogerás algunos kilos, pero si procuras mantenerte en los límites que te marque tu médico seguramente se te hincharán menos los pies.
  • Evitar el sedentarismo. Además de los paseos, cualquier otro ejercicio que haga que te levantes del sofá es buena idea. Natación, pilates, yoga... Todo ejercicio suave es buena elección. Recuerda que el sedentarismo es uno de los mayores enemigos de los pies hinchados.
  • De pie, lo justo. Aunque no es bueno que te pases el día sentada en el sofá, tampoco lo es que estés de pie durante muchas horas seguidas. Procura encontrar el equilibrio y tu cuerpo te lo agradecerá.
  • Bebe agua. La hidratación es fundamental para tu organismo, y ayuda a que la hinchazón no se produzca ya que es una forma de ayudar a que se expulsen los residuos.
  • Evita las piernas cruzadas. No se trata de que no cruces nunca las piernas sino de que seas consciente de que si pasas mucho tiempo en esa postura estás poniendo obstáculos a la circulación, por eso lo ideal es que no pases mucho tiempo con las piernas cruzadas sin cambiar de postura.
  • Masajes de pies y tobillo. Además de que son muy relajantes, ayudan a que la hinchazón baje. Usa crema hidratante y al terminar, mójalos bajo un chorro de agua fría.

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 4.4 (7 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies