Lista de compras y otros detalles a tener en cuenta para el parto en casa » LetsFamily

Lista de compras y otros detalles a tener en cuenta para el parto en casa

Elementos esenciales

Un cobertor de plástico para el colchón y, en lo posible, uno más grande que cubra el suelo de la habitación donde será el parto, facilitarán mucho la limpieza posterior del ambiente. También debes conseguir muchas toallas y sábanas, que deberás conservar bien envueltas en plástico hasta el momento en que sean necesarias. En caso de que decidas tener a tu bebé en una bañera, necesitarás más suministros: mangueras para el llenado y el vaciado, jarras para verter agua por tu espalda, una red como las de piscina para quitar desperdicios del agua y, de nuevo, plástico para cubrir los alrededores de la bañera y facilitar la limpieza posterior.

Cuidados del bebé y de la mamá

¿Tienes lista la ropa del recién nacido, incluyendo un gorrito para cubrir su cabeza las primeras 24 horas? ¿Has comprado una buena provisión de pañales? Por supuesto que para recibir al bebé también necesitarás gasa estéril, pinzas para el cordón umbilical, un termómetro y otros suministros básicos. Conversa con tu matrona para saber cuáles trae ella y cuáles debes conseguir por tu cuenta. Tú necesitarás apósitos posparto y algunos pañales para adultos para los abundantes loquios del primer día.

Comida y bebida

Durante el parto en casa puedes beber y comer algo ligero para reponer energías. Ten a mano un vaso con sorbete para poder hidratarte aún si el dolor no te permita incorporarte. Reserva bocadillos saludables, como barras de cereal, plátanos y algún yogur, para esas horas de trabajo de parto. Y, en lo posible, deja varias viandas congeladas para que tú y tu pareja tengan comida lista los días posteriores al parto.

Control del dolor

Las bolsitas refrigerantes pueden servirte de alivio natural para el dolor de las contracciones. También te conviene conseguir un par de pelotitas de tenis, que hacen maravillas si tu pareja o tu doula las pasan por tu espalda dándote un masaje. Si consigues una pelota de dilatación (como las que se emplean en las clases de Pilates) también puedes utilizarla para encontrar posiciones que alivien la presión sobre tu espalda y tu pelvis.

Ambientación

Uno de los motivos para optar por el parto en casa es dar a luz en un ambiente cálido y acogedor. Consigue velas, música suave, varios cojines que te permitan ponerte cómoda en cualquier posición, fotos de tus otros hijos, y todos aquellos elementos que contribuyan a aportarte la paz y la serenidad que necesitas en el momento del parto.

¿Has optado por un parto en casa? ¿Qué otras cosas añadirías a esta lista?

 

La decisión de que tu bebé nazca en casa no ha de ser tomada a la ligera. Existen muchos factores a considerar y debes prepararte conscientemente para este nacimiento, que puede ser realmente bello y sublime. Una vez que hayas hecho un curso de preparación para el parto, conseguido una matrona con amplia experiencia, y preparado el ambiente para el momento, ¿falta algo más? Te recordamos algunos detalles para que todo salga perfectamente ese día.

Cuidado de niños mayores y mascotas

Si tienes otros hijos, puede que desees que estén presentes durante el nacimiento de su hermanito, pero de todas maneras necesitarás contar con alguna persona que pueda encargarse de su cuidado. Ya sea porque cambies de idea durante el trabajo de parto, o porque las cosas se prolonguen durante varias horas y los niños necesiten que alguien les prepare el almuerzo, ni tu pareja ni los asistentes al parto estarán disponibles para cuidar de ellos.

Lo mismo ocurre si en casa hay mascotas: lo mejor es que una persona de confianza se haga cargo de tu perro o tu gato hasta que el bebé ya haya nacido.

Atiborra la nevera

El trabajo de parto naturalmente puede prolongarse 24 horas, o aún más, en las cuales ni tú ni tu pareja podréis ir de compras. Tened a mano suficientes bocadillos saludables, y también alimentos para la matrona, la doula o cualquier otra persona que os acompañe. En lo posible, congelad algunas comidas para no tener que cocinar los primeros días después del parto.

Calefacción y refrigeración

La temperatura al momento de recibir al bebé debe ser agradable. Es importante que la casa esté bien acondicionada, especialmente si el parto se produce en invierno. Si, en cambio, darás a luz en verano, hazte con ventiladores para poder refrescarte, pero evita encender el aire acondicionado pues  los recién nacidos se enfrían con facilidad.

¡No olvides la cámara!

Seguramente querrás registrar el paso a paso de un acontecimiento tan único. Asegúrate de tener lista la cámara, con suficiente batería y memoria. Ten una de repuesto por si algo llega a fallar. Y conversa antes con tu pareja, o con quien tome las fotos, acerca de tu opinión respecto de las imágenes del parto, en especial si prefieres evitar algo demasiado explícito.

Ten un bolso preparado

En cualquier parto en casa es importante estar bien preparados para salir al hospital en caso de que surja alguna complicación. Por eso, ten listo el bolso con todo lo que llevarías a la maternidad, incluyendo tu historia clínica. Lo más probable es que no hagas uso de él, pero mejor prevenir.

 

Una canastilla gratis para tu bebé