Más trucos caseros para acelerar el parto » LetsFamily
embarazo

Más trucos caseros para acelerar el parto

Estimular los pezones

En los cursos de preparación al parto explican cómo preparar los pezones para la lactancia materna, pero aseguran que no hay que estimularlos antes de la semana 36 porque pueden desencadenarse contracciones. ¡Pues bien! Si ya estás a término, masajearlos suavemente, o incluso utilizar un extractor de leche, puede servirte para liberar oxitocina, siempre que lo hagas delicadamente. No te asustes si segregas calostro, un líquido amarillento que será el primer alimento del bebé.

Baño de hierba Luisa

Cuentan las abuelas que un baño tibio con una infusión de esta hierba puede hacer que te pongas de parto. De cualquier manera, siempre viene bien un rato de placer y de relajación: aprovecha para escuchar tu música favorita y disfrutar de una vela aromática. Pero cuidado: no debes darte baños de inmersión si ya has roto aguas, pues hay riesgo de infecciones.

Acupuntura y acupresión

En Asia se utilizan desde hace siglos las técnicas de acupuntura para tratar diversas afecciones y también, como en este caso, para acelerar el parto. También puedes practicar acupresión –o reflexología-, técnica que consiste en presionar determinadas áreas de los pies que en teoría influyen energéticamente en otras partes del cuerpo. Cierto es que la medicina occidental no siempre reconoce la validez de estas técnicas, y puede que tu médico te eche una mirada escéptica.

Hablarle a tu bebé

Una técnica completamente inocua y que puede servirte para relajarte y esperar más tranquila el gran momento consiste en visualizar a tu bebé en el útero, preparándose para nacer, y hablarle. Dile lo mucho que ansías conocerlo y que ya estás lista para recibirlo en cuanto él decida venir al mundo.

Antes de poner en práctica estas técnicas, considera si realmente ya te has salido de cuentas o si simplemente tu ansiedad te juega una mala pasada. Recuerda que los embarazos naturalmente terminan entre la semana 38 y la 42, y no porque hayas cumplido 39 semanas significa que tu bebé ya está preparado para nacer, sino que tal vez necesita tan solo algunos días más. ¡Ármate de paciencia!

Si te ha gustado este tema, puede que te interesen los siguientes artículos: