¿Qué es el síndrome del gemelo evanescente? » LetsFamily

¿Qué es el síndrome del gemelo evanescente?

¿Por qué ocurre este fenómeno?

Se ignoran las causas por las que uno de los dos embriones continúa su crecimiento mientras que el otro no. Sin embargo, tal como ocurre en la gran mayoría de los abortos naturales del primer trimestre, probablemente se trate de un mecanismo biológico que tiende a privilegiar la vida del bebé más fuerte, con más probabilidades de sobrevivir, y que naturalmente interrumpe el desarrollo de un embrión inviable.

¿Qué pasa con el embrión que no prospera?

Los tejidos del embrión que deja de crecer son reabsorbidos por el cuerpo de la madre, a través de la placenta, o incluso por su gemelo. Si esto ocurre en el primer trimestre no plantea ninguna complicación. En todo caso puede haber una pequeña pérdida. En realidad, hasta hace algunas décadas muchísimos de estos casos pasaban por completo desapercibidos, ya que cuando la primera ecografía no se realiza hasta la semana 12, ya no suelen quedar rastros visibles del gemelo desaparecido.

¿Y qué ocurre con el bebé que sigue creciendo?

Por lo general, en los casos de gemelo evanescente, el otro gemelo crecerá sin ningún problema y completará su desarrollo como un bebé producto de un embarazo único. No suele quedar el menor registro o secuela de que alguna vez hubo un gemelo en el útero, a no ser que haya salido registrado en una ecografía muy temprana.

Cuándo hace falta atención médica

Si el síndrome del gemelo evanescente se produce en el segundo o el tercer trimestre sí se requiere mayor control y vigilancia del embarazo, ya que estamos hablando de completar la gestación llevando un bebé vivo en el útero, junto con uno que no pudo seguir viviendo, pero que igual ocupa espacio y puede traer secuelas en el embarazo o en el parto. A menudo se programa una cesárea para el nacimiento del bebé, y hay mayores riesgos de infecciones y de parto prematuro. También la mujer que sabe que ha tenido un gemelo evanescente debe estar atenta y acudir al médico en caso de pérdidas, calambres o dolor en la pelvis. Afortunadamente estos casos son mucho menos frecuentes.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¡Participa en nuestros sorteos!