Qué es un embarazo molar

Comentar: (0)

Compartir:

embarazo molar

Dentro de las diferentes clases de embarazos que hay nos encontramos con el embarazo molar, una masa de células formadas desde el tejido de la placenta de carácter anormal. Éstas se convierten en un tumor y se producen a raíz de un óvulo que ha sido fecundado pero no se ha desarrollado de manera correcta.

Se puede decir que es una clase de cáncer femenino que no es demasiado frecuente, pero que se caracteriza sobre todo por la aparición de células cancerosas en aquellos tejidos que poco a poco se van formando después de la concepción.

¿Cuáles son las causas de un embarazo molar?

El óvulo que ha sido fecundado presenta una anomalía cromosómica que convierte a la placenta en una masa ingente de quistes conocida como mola hidaiforme, pero no se sabe por qué se produce esto.

Las mujeres de más de 40 años son las que más propensas son a sufrir esta clase de embarazos. Además, hay varios estudios en los que se aduce que un déficit de proteínas puede desembocar en esta clase de embarazos. Por eso los profesionales de la salud recomiendan una dieta que sea rica en proteínas y vitamina A para evitar su aparición.

Hay que decir que esta clase de embarazos es completamente inviable y nunca llegan a término dado que el embrión no se llega a desarrollar de manera normal o incluso no llega a existir. Por esa razón esta clase de embarazos se interrumpen directamente cuando ha sido detectado.

En cuanto al índice de mujeres que pueden llegar a sufrir esta clase de embarazo es de una entre cada 1.500. Asimismo, hay que destacar que el hecho de que una mujer haya tenido un embarazo molar no quiere decir que pueda tener un nuevo embarazo y que éste sea completamente normal, la recurrencia del molar es de tan solo un 1% o 2%.

Podemos encontrarnos dos clases de embarazo molar, el parcial, en el que el feto presenta algo de desarrollo, que en prácticamente todos los casos no es normal, así como una placenta anormal. Por otro lado, está el embarazo molar completo, donde la placenta, además de ser anormal, no hay ningún feto.

Entre los diferentes síntomas que se pueden tener asociados a un embarazo molar se puede destacar:

  • Crecimiento anormal del útero.
  • Aumento de los niveles de la hormona gonadotropina coriónica humana.
  • Hinchazon en las piernas.
  • Aumento del pulso cardíaco.
  • Náuseas y vómitos de forma más habitual y más intensa.
  • Hemorragias vaginales.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.

 ¿Quieres más información sobre los difernetes tipos de embarazo? → Haz click aquí

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
4

Average: 4 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies