¿Qué esperar de un parto pretérmino? » LetsFamily

¿Qué esperar de un parto pretérmino?

En este artículo no hablaremos de las posibles complicaciones neonatales de estos bebés sino que nos referiremos específicamente al trabajo de parto y a lo que cabe esperar en estos nacimientos.

Identificando los síntomas

Los partos prematuros pueden producirse por diferentes motivos, y en algunos casos se los puede prevenir. En otras ocasiones se dan sin causa aparente, por lo que es muy importante que cualquier embarazada reconozca los síntomas para estar alerta y acudir al hospital en caso de que se desencadene un parto pretérmino. Cualquier hemorragia vaginal pasado el primer trimestre es señal de alerta. Las contracciones regulares –no las esporádicas-, la presión en la pelvis, el dolor de espalda, unas molestias parecidas a las del período, dolor o cólicos en el vientre y, desde ya, la rotura de aguas, todos ameritan una consulta urgente.

Posible tratamiento

Lo primero que intentarán hacer los médicos es retrasar el desenlace, para permitir que el embarazo siga su curso el mayor tiempo posible. Cuanto más tiempo permanezca el bebé en el útero, mejores perspectivas tiene para nacer sano y sin secuelas. Se suele recomendar reposo absoluto así como también se suministran fármacos que frenan el trabajo de parto. Al mismo tiempo, a la embarazada se le suministran corticoides para acelerar el desarrollo de los pulmones del bebé, y así mejorar sus expectativas en caso de que el nacimiento termine produciéndose.

¿Parto o cesárea?

En muchos casos el nacimiento prematuro no se puede evitar, sino que hacer nacer al bebé es la única alternativa posible. Por mencionar un posible ejemplo, esto pasa en un caso severo de desprendimiento de placenta. En esas situaciones en las que el nacimiento ha de producirse para tratar de salvar la vida de la madre o del niño (o ambos), se suele recurrir a cesáreas. Con bebés de muy bajo peso (menos de 1.500 gramos) no se corre el riesgo de inducir el parto pues son muy pequeños para tolerarlo.

No obstante, cuando se trata de parto prematuro tardío, se puede intentar inducir el parto vaginal por goteo antes de ir al quirófano. De acuerdo con un estudio llevado a cabo en la Facultad de Medicina Johns Hopkins (Baltimore), el parto vaginal es más seguro que la cesárea también para los bebés prematuros. La doctora Erika Werner y su equipo encontraron menor índice de problemas respiratorios en bebés que habían nacido por parto en lugar de por cesárea, así como también mejores puntuaciones en el test de Apgar, que evalúa el estado general del bebé al momento de nacer.

Para la madre también es más rápida la recuperación después del parto, lo que ayuda a estar más disponible para afrontar la etapa de cuidados intensivos neonatales por la que deben pasar la inmensa mayoría de los bebés prematuros.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¡Participa en nuestros sorteos!