Mi hijo se va de campamento por primera vez, ¿cómo sobrellevarlo?

Comentar: (0)

Compartir:

Mi hijo se va de campamento por primera vez

Puede que estuviéramos deseando que viva su primera experiencia fuera de casa. Pero al mismo tiempo, no podemos sentir cierta inquietud. 

Es lo que suele ocurrir cuando nuestro hijo se va de campamento por primera vez, y es que aunque sabemos que será un aprendizaje genial para él o ella y le ayudará a desarrollar distintas capacidades, lo cierto es que no es fácil separarse del peque de la casa y darse cuenta de que ya no es ningún bebé.

Sin embargo, si te centras en lo positivo de la experiencia te resultará mucho más fácil sobrellevarlo. Se trata de aceptar que nuestros hijos crecen, y que a partir de ahora vivirán muchas experiencias que puede que compartan más con sus amigos que con nosotros. Pero eso no significa que nos dejen de lado. En ocasiones nos necesitarán más que nunca, pero mientras tanto es buena idea que ganen independencia. Estos consejos pueden echarte una mano a la hora de vivir su primera vez en un campamento.

- Disfruta de cada etapa. Hacer con él o ella la maleta, comentar lo bien que lo pasará con tantos niños de su edad, tranquilizarle si tiene algún miedo… El momento previo al gran día es una buena ocasión para pasar más tiempo con tu hijo o hija y disfrutar juntos de un paso muy emocionante.

- Despedida sin dramas. ¿Recuerdas la primera vez que dejaste a tu bebé en la escuela infantil? Seguro que te costó soltarle de tus brazos pero para tranquilizarle es probable que fingieras que no pasaba nada y le dijeras sonriendo que en unas horas os volveríais a ver. Pues bien, en esta ocasión tendrás que hacer algo parecido. Si te despides de tu peque con naturalidad y de forma alegre evitarás transmitirle inseguridad. Y si él o ella están bien será más fácil que tú también lo estés.

- Aprovecha para hacer todas esas cosas para las que nunca tienes tiempo. Los primeros días serán los más complicados, por eso es buena idea mantenerte ocupada. Es un momento perfecto para hacer toda esa lista de cosas que te encantan y para las que nunca encuentras un hueco: toda una mañana en un spa, terminar un libro, quedar con tus amigos… Ahora que tienes más tiempo libre por unos días es cuando puedes aprovecharlo.

- Descansa. Con el trajín del día a día a veces pasamos por alto que de vez en cuando necesitamos parar y coger fuerzas. Es verdad que no siempre podemos permitirnos hacerlo porque las obligaciones se imponen, pero ahora no tienes excusa para no descansar. Relájate con un buen baño y pasa más tiempo en la cama el fin de semana. Así te encontrarás mejor.

- No le llames constantemente. Si le has dejado un móvil para poder comunicarte con él o ella, procura no pasarte con las llamadas o los mensajes de whats app. Permítete echarlo de menos pero no lo agobies. Lo mejor es  marcar unas reglas: por ejemplo, quedar a una hora todos los días para hablar cinco minutos o enviaros whats app. Así le dejarás su espacio, y eso también es bueno para ti.

- Cambia los pensamientos negativos por positivos. Es frecuente que se nos pasen decenas de pensamientos inquietantes por la cabeza: ¿estará pasando hambre? ¿Se acordará de lavarse los dientes? ¿Y si se rompe una pierna jugando y yo no estoy allí para consolarle? ¿Se perderá de sus monitores en una excursión? Para no martirizarte con esas ideas, procura pensar en todas las cosas positivas que le aportará la experiencia: nuevos amigos, más habilidades sociales, poder desarrollar sus capacidades, ganar autonomía… Convéncete de que es una experiencia muy positiva, porque lo cierto es que así es.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies