¿Cuándo es conveniente el destete?

Comentar: (0)

Compartir:

Lactancia materna: cuándo conviene destetar

La OMS sostiene que no hay mejor alimento que la leche materna para los bebés, que debería ser su único alimento antes de los 6 meses, y que la lactancia materna debería prolongarse hasta los 2 años por lo menos. Sin embargo, muchísimos bebés son destetados antes de este tiempo. No existe un momento ideal, sino que la etapa del destete varía por factores sociales y culturales.

El destete natural

Se dice que lo ideal es dejar que los niños se desteten por sí solos, que ningún mamífero continúa lactando indefinidamente. En efecto, en las culturas maternas que promueven la lactancia prolongada se observa que la mayoría de los niños abandona el interés por el pecho entre los 3 y 4 años. Para este momento, la dieta del niño es bien variada y el alimento que hasta ahora le proporcionara el pecho puede ser obtenido de diversas fuentes.

El destete dirigido por el bebé

A veces es el propio niño quien decide destetarse, perdiendo interés por el pecho, mamando con menor frecuencia hasta que la madre deja de producir leche. Esto puede ocurrir alrededor del año, cuando el pequeño aprende a caminar y desplazarse y adquiere cierta independencia, sumado al factor de que al tener ya algunos dientecitos puede alimentarse mejor con sólidos.

El destete dirigido por la madre

En general somos las mujeres las que decidimos dejar de dar el pecho antes de que el destete se produzca solo. Ya sea por la necesidad de volver al trabajo, porque nos resulta incómodo que el bebé dependa de nosotras para dormirse o simplemente, porque ya hemos decidido dejar esta etapa atrás, nuestros motivos también son válidos ya que la lactancia materna no debería ser una obligación ni una carga.

Cuando los bebés han cumplido el año ya no obtienen de la leche materna todo el alimento que necesitan, y además ya pueden pasar a beber leche de vaca, con lo que puede ser un buen momento para iniciar el destete. Si optamos por la lactancia prolongada, más adelante el destete dirigido puede hacerse muy duro, ya que un niño de 2 años está muy apegado al pecho y le costará más dejarlo que a un bebé de 1.

La regla de oro

Todo destete debería ser gradual, tanto por el bien de la madre como del niño. Un destete repentino puede traernos problemas físicos tales como congestión mamaria, formación de nódulos, quistes y hasta mastitis. A la vez, el bebé puede sentirse muy angustiado si lo vive como un rechazo de su mamá. Por eso es importante ir reduciendo las tomas una a una a lo largo de algunas semanas, utilizar técnicas tales como distraerlo, ofrecer comida o jugar un juego divertido con el bebé en los horarios en los que suele mamar, y no ofrecer el pecho, pero tampoco negarlo.

Parece difícil, pero el destete definitivo llegará en algún momento. Y la lactancia pasará a ser un bello recuerdo de la infancia de nuestros hijos.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
3

Average: 3 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados