El calzado de nuestros hijos | LetsFamily
embarazo

El calzado de nuestros hijos

Acertar con el calzados es algo más complicado de lo que parece. El mejor calzado para los pies de tus hijos no siempre es el que más les gusta a ellos.

Entre las cosas que necesitas tener a punto para comenzar el curso escolar está el calzado. No es lo primero en lo que los padres suelen pensar, pero económicamente no es un asunto menor, ya que a lo largo del año las familias destinan bastante dinero a zapatos y zapatillas. Por no hablar de aquellos hogares en los que alguno de los niños practica baloncesto o ballet y en los que además del calzado habitual hay que comprar botas de baloncesto o bailarinas.

La tentación de heredar calzado no es pequeña, tampoco la de terminar decantándonos por lo más barato. Desde Letsfamily te recomendamos que cuides los pies de tus hijos.

Y te damos los siguientes consejos para tomar la mejor decisión:

  • Recuerda que el tamaño de los pies de los niños, durante los primeros años pueden variar un par de números el mismo año.
  • Los zapatos que no se adaptan de forma correcta pueden irritar los pies. Debes medir el pie antes de comprar zapatos y revisar los pies para ver si existen signos de irritación.
  • Nunca utilices calzado que haya utilizado otro niño. Una misma talla puede resultarle cómoda a un niño e incómoda a otro con el mismo tamaño de pie. Además compartir zapatos puede contagiar hongos como los del pie de atleta y los hongos de uñas.
  • Ojo con los talones: Los niños pueden desgastar los talones de los zapatos más rápido antes de necesitar un número mayor. El desgaste irregular del talón podría indicar un problema del pie. Si es el caso de tu hijo, consulta con un podólogo.
  • Llévate a tu hijo de compras. En ocasiones, para ir más rápido dejamos a los niños en casa cuando vamos a comprar zapatos. Esto es un error. Probablemente tardes menos y te evites tener que ir a cambiarlos después, si cuentas con su opinión.
  • Compra siempre en relación al pie más grande. Rara vez los dos pies son del mismo tamaño. Lo mejor es que se prueba siempre el zapato de ambos pies.
  • Compra zapatos que no necesiten período de adaptación. Un buen zapato debería ser cómodo inmediatamente.

Además de estas recomendaciones, para muchos podólogos las tres reglas básicas que debería cumplir el zapato de los más pequeños es que sea rígido por el talón, flexible por la zona de los dedos, pero que nunca se tuerza hacia la mitad.