El vello en bebés prematuros | LetsFamily
embarazo

El vello en bebés prematuros

En líneas generales, podemos afirmar que todos los pequeños tienen vello al nacer. Es lo que se conoce como lanugo. Se trata de un mecanismo de defensa que desarrolla el bebé, puesto que su cuerpo carece de grasa cuando sale del vientre materno. Este vello es muy fino y ya cubre toda la piel corporal del niño en la semana 20 de gestación. Aunque el lanugo no implica un problema de salud (incluso es beneficioso en algunas fases del desarrollo), lo cierto es que el vello corporal en bebés prematuros es frecuente. Las zonas en las que el lanugo aparece de forma más notable son la espalda, la parte superior del cuello y los hombros.

Desaparición del lanugo

Lo normal es que el exceso de vello corporal en los bebés que nacen antes de tiempo vaya desapareciendo a lo largo de sus primeras semanas de vida. Y es que las tareas habituales que implica el cuidado del pequeño, como bañarle, ponerle las prendas de vestir, subirle al cochecito, cogerle en brazos, etcétera, provocan que el lanugo vaya cayendo de la piel progresivamente durante ese período.

Por otro lado, el bebé que nace con antelación puede tener una piel demasiado fina, con lo que son más visibles las pequeñas venas que se encuentran más cercanas a la superficie cutánea. Se trata de una circunstancia que está dentro de la normalidad, puesto que este proceso de formación inconcluso es una consecuencia de su condición de bebé nacido antes de finalizar la gestación.

No obstante, el vello corporal en bebés prematuros no es, ni mucho menos, uno de los trastornos más preocupantes que pueden sufrir estos niños. El lanugo puede ser visible durante más o menos tiempo en el cuerpo de los pequeños y la cantidad de vello también es variable según el grado de desarrollo presentado al nacer. En cualquier caso, se trata de hecho casi anecdótico y no debe ser motivo de preocupación para los progenitores del menor afectado.