La alimentación del bebé durante un brote de crecimiento

Comentar: (0)

Compartir:

alimentacion brotes de crecimiento

Más o menos en los mismos momentos de su desarrollo, los bebés atraviesan por períodos de mayor demanda de leche. Se debe a que están creciendo aceleradamente y sus necesidades cambian de la noche a la mañana. ¿Cómo alimentarlos en estas situaciones?

Identifica los brotes de crecimiento

Ya sea a las tres semanas, a las seis semanas, a los tres meses o más tarde, lo primero que has de saber es que los brotes de crecimiento son perfectamente normales, y no debes alarmarte pensando que no produces suficiente leche para tu bebé o que está sufriendo porque se queda con hambre. Aún si de verdad pasa por unos días en los que pareciera que la leche no le alcanza, el organismo es sabio y si tenemos paciencia, unos días le bastan para equilibrar la situación.

 

La clave: lactancia a demanda

Debido a que el pecho materno produce la leche para responder a las necesidades del niño, la respuesta a los brotes de crecimiento está clara: amamantar al bebé con más frecuencia. Incluso si tu bebé hacía tomas espaciadas y más o menos en los mismos horarios, durante un brote de crecimiento hay que ofrecerle el pecho más seguido (idealmente, cada vez que el bebé lo pida). Algunos bebés, en estos días, no quieren dormir si no es en el pecho de mamá, y lo más fácil es ceder ante esta demanda y hacer colecho hasta que la crisis pase.

Muchas madres se desesperan porque creen que ya no producen suficiente alimento para el niño, pero si se estimula más el pecho la producción aumentará naturalmente. No hace falta complementar al bebé con leche de fórmula, aunque sí es recomendable que la madre beba más agua e ingiera más alimento.

 

¿Y si ya le estoy dando biberón?

Los bebés alimentados con leche de fórmula también pueden experimentar ciertas crisis de crecimiento, debido a que su cuerpo les demanda más alimento. La clave, nuevamente, es la flexibilidad: ofrecer más leche, o dar el biberón con mayor frecuencia, para que el bebé se sienta satisfecho. Pero no hay que insistir para que se lo termine, ni tampoco despertarlo de una siesta para darle un biberón pensando que así dormirá mejor por las noches.

 

Tampoco está demostrado que agregar cereal al biberón los ayude a dormir mejor. Es cierto que un alimento más pesado hace que la digestión sea más lenta, pero recuerda que la alimentación complementaria está recomendada a partir de los seis meses.

¿Está atravesando tu bebé por una de estas crisis de crecimiento? ¿Cómo la vienes sobrellevando?

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados