¿Lactancia materna? Beneficios para madres e hijos

Comentar: (0)

Compartir:

La Organización Mundial de la Salud y las grandes asociaciones de la salud recomiendan la lactancia materna antes que la leche de fórmula, ya que reducen los casos de muerte súbita del lactante y además es el alimento especialmente diseñado para el bebé.

La lactancia es clave para la supervivencia del bebé y, como la naturaleza es sabia, diseña la leche materna para atender a la perfección las necesidades del bebé cumpliendo con todos los requerimientos del niño.

Beneficios para el bebé

La leche materna es el primer alimento natural que tomará el bebé y que lo provee de una carga perfecta que atiende a sus necesidades nutricionales y de protección vital para los primeros meses de su vida.

Además, la leche materna es digerida con mucha mayor facilidad por el inmaduro sistema digestivo de los bebés, lo que minimiza los cólicos del lactante o el reflujo, entre otros.

Si hablamos de los nutrientes de la leche materna, esta contiene vitaminas, proteínas y grasas necesarias para el desarrollo del bebé, por no hablar de que su composición se autoregula según va pasando el tiempo ya que se adapta a las necesidades del bebé ya no solo durante las diferentes etapas del desarrollo del niño sino dentro de la misma toma (la leche es más líquida al principio y con mayor grasa al final). Además, y así lo afirma Ana Villaseca de Amarsupiel, proporciona anticuerpos, provenientes de la madre, que alargan el periodo de inmunidad natural del recién nacido. Tanto es así, que las madres tienen un impulso natural de besar constantemente a su hijo, de tal forma que al hacerlo “recoge muestras de los virus y bacterias que el hijo tiene en su cara y cuerpo y la leche se transforma para generar anticuerpos capaces de protegerles frente a ellos. La verdad es que es impresionante”.

Otro beneficio para el bebé es el que tiene que ver con su sistema respiratorio ya que la leche materna previene enfermedades tipo asma, infecciones de oído e incluso si hablamos de intolerancias alimenticias, disminuye el riesgo de sufrirlas así como diabetes y otras enfermedades ambientales y cutáneas.

Otro aspecto llamativo, frente al uso de biberón, es el correcto desarrollo de los dientes y la mandíbula ya que la succión realizada de un pezón es completamente distinta a la que realizan con un biberón. El trabajo de mandíbula y boca en general cuando se alimentan con el pecho de la madre genera un óptimo desarrollo de toda esa área, y todo ello, unido a su vez al desarrollo neurológico.

Beneficios para la madre

La lactancia materna tiene enormes beneficios también para la madre. “A nivel emocional es un chute de hormonas de amor, tanto es así que las mujeres que alimentan a sus bebés exclusivamente con su propia leche, minimizan la probabilidad de padecer la depresión postparto, pero también retrasa en mayor o menor medida la aparición de la menstruación, lo que supone dar la oportunidad al organismo de recuperar el hierro perdido durante el embarazo reduciendo así el riesgo de padecer anemia” comentan desde Amarsupiel.

Pero, por si nos parecía poco, aún hay más: la quema de calorías (entre 200 y 500 al día) durante el proceso de producción de leche. Por ello es importante que la madre se encuentre bien alimentada e hidratada siempre. 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (3 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies