Mi bebé se asusta con los ruidos » LetsFamily
embarazo
Mi bebé se asusta con los ruidos

Mi bebé se asusta con los ruidos

Recién nacido

Cuando el bebé llega al mundo prácticamente todos los sonidos son desconocidos para él. En el vientre materno, éstos le llegaban amortiguados, parecido a como se escucha debajo del agua. Apenas reconoce la voz de su madre y los latidos de su corazón, de ahí que su lugar favorito sea precisamente estar acostado sobre su pecho. Un simple estornudo o el encendido de un electrodoméstico pueden sobresaltarlo y acabar con su tranquilidad. No es que tenga un sentido del oído más agudo que el nuestro, es que al no conocer la procedencia de los sonidos los interpreta como una amenaza. Cuando son tan chiquititos, lo mejor es mantenerlos en un espacio tranquilo, pero tampoco en completo silencio: que se vaya acostumbrando a que en casa de día hay “jaleo” y por las noches se hace el silencio.

Cómo acostumbrarles

Cuando son un poco más mayores, podemos empezar a enseñarles de una forma sencilla de dónde vienen esos ruidos que tanto le asustan. Por ejemplo, encender la aspiradora o el secador delante de él, asomarnos por la ventana cuando pasa una moto… En nuestros paseos también podemos llamar su atención hacia objetos, vehículos o animales para que vaya identificándolos y reconociéndolos como fuente de sonido. Se trata de ir exponiéndole poco a poco a aquellas situaciones que le asustan, con mucho tacto y calma. El peque tiene que ir acostumbrándose poco a poco al ritmo de los mayores. Sin embargo, eso no quiere decir que tenga que aguantar una reunión familiar con todo el mundo chillando o una tarde en un ruidoso parque de bolas. Hay bebés que consiguen aislarse y se quedan dormidos en los lugares más ruidosos, sin embargo otros son más sensibles a estos estímulos y el ruido puede provocarles mucho malestar e irritabilidad. En estos casos no nos quedará más remedio que adaptarnos nosotros a sus necesidades.

Cómo calmarles

Cogerles en brazos, acunarles y susurrarles al oído son las maneras más efectivas para que el peque se tranquilice, ya que se concentra en escuchar nuestra voz en lugar de ese sonido que le asusta o molesta. También podemos estimularle para que se desarrolle su sentido del oído y así aprenda a discriminar entre sonidos cotidianos. Podemos ponerles diferentes tipos de música o tocar instrumentos delante de él. También les encantará escuchar historias, con sus cambios de entonación y las diferentes “voces” que ponemos los papás al contar cuentos.

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo: