Mi bebé ya duerme de corrido (pero yo no)

Comentar: (0)

Compartir:

Tu pequeño ha conseguido pasar toda la noche sin despertarse. ¡Felicitaciones! Pero ahora que finalmente ha llegado este ansiado momento, ahora que por fin podrías dormir varias horas sin tener que levantarte a darle el pecho o a acunarlo para que se vuelva a dormir… resulta que no puedes pegar un ojo. Tranquila, que no eres la única a la que le pasa

¿Por qué me cuesta conciliar el sueño?

Justamente a ti que estabas tan cansada, que hubieras dado cualquier cosa por no levantarte de la cama tres o cuatro veces por noche, ahora que el bebé duerme bien te cuesta quedarte dormida. O bien te despiertas de improviso. Es normal: vienes de meses, o a veces años, de no dormir más que unas pocas horas seguidas, de tener un sueño ligero por estar atenta a las necesidades del bebé. A tu organismo puede llevarle un tiempo volver a habituarse a dormir las horas necesarias, y sin interrupciones.

La importancia del descanso

Si tu bebé duerme de corrido significa que tú y tu pareja habéis hecho los esfuerzos necesarios por resguardar sus horarios de sueño y crear una rutina apropiada para la hora de irse a la cama. Pues es momento de hacer lo mismo por ti. Trata tus necesidades de descanso (y las de tu pareja) con la misma importancia que le das a las del bebé, y toma tu propio sueño igual de seriamente. Date a ti misma tiempo para una transición suave entre la vigilia y el sueño, y ten paciencia: puede llevarte de uno a tres meses el recuperar una rutina de descanso saludable.

Consejos para mejorar la higiene del sueño

Si sigues estas recomendaciones para mejorar el descanso adulto, pronto estarás durmiendo toda la noche igual que tu bebé.

  • Procura acostarte siempre a la misma hora, incluso los fines de semana. La rutina nos condiciona para dormir.
  • Deja de trabajar dos o tres horas antes de la hora de dormir, permite que tu cuerpo y tu mente se relajen: escucha música tranquila, date un baño, lee un libro. Evita las pantallas, especialmente en tu cama, que debe ser usada solamente para dormir (o para mantener relaciones con tu pareja, cosa que también ayuda a dormir mejor). Nada de quedarse hasta tarde viendo series en la tableta.
  • Si necesitas recuperar sueño, prueba hacer siestas reparadoras: alcanza con 20 a 30 minutos para sentir que las energías se recuperan y terminas mejor la jornada.
  • Haz ejercicio de 20 a 30 minutos por lo menos tres veces por semana, por la mañana o temprano a la tarde.
  • Reduce el consumo de cigarrillos, cafeína y bebidas alcohólicas. El alcohol da sueño, pero no descanso.
  • Si te encuentras despierta dando vueltas en la cama, después de media hora levántate y haz algo relajante y aburrido, como hojear una revista vieja o beber un vaso de leche, hasta que te sientas somnolienta de nuevo.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados