¿Embarazada en navidad?» LetsFamily
embarazo
embarazada en navidad

¿Embarazada en Navidad? Consejos para disfrutarla igual con un extra de sensibilidad

Siguiendo ciertas orientaciones podrás disfrutar de las fechas navideñas tanto como los demás incluso estando embarazada ;-).Te hablamos de los cuidados básicos para ti y tu bebé y de buenas vibraciones navideñas.

Consejos de alimentación en Navidad para embarazadas

Estar embarazada en Navidad no equivale a renunciar a todo lo que la buena mesa te ofrece. Sólo has de seleccionar y tener un poco más de cuidado. Los atracones no son buenos para nadie, estén o no embarazadas. Pero si esperas un bebé es aún más importante seguir esta norma porque coger peso de más durante el embarazo no es buena idea. Si en estos días procuras no olvidarte de ello y servirte raciones más pequeñas aunque tomes más platos que de costumbre, mejor que mejor.

Alimentos recomendados para embarazadas

  • Evita las ensaladas y las verduras crudas en sitios en los que no tengas la completa garantía de que están perfectamente lavadas, por el riesgo de contraer  toxoplasmosis o listeriosis
  • El marisco es una de las viandas más habituales en Navidad. Su bajo aporte calórico y propiedades lo convierte en un plato muy recomendable para embarazadas. Sin embargo, como en todo, en la mesura está la clave. En este sentido has de asegurarte de que langostinos, bueyes de mar, gambas u otros platos de marisco que comas estén en óptimo estado de conservación (que no se haya roto el ciclo del frío, por ejemplo) y que estén perfectamente cocinados. Recuerda que concentra cantidades importantes de cadmio en las vísceras y en la cabeza. En esta línea, sí que debes evitar a toda costa mariscos que se sirven crudos o prácticamente sin cocinar, tales como ostras o erizos de mar.
  • Al igual que en el caso de los mariscos, los pescados y carnes deben estar perfectamente cocinados, si bien no hay unas contraindicaciones especiales en este sentido, más allá de la necesidad de limitar al máximo el consumo de pescado azul (atún rojo, por ejemplo), por sus elevados niveles de mercurio. Por el contrario, si debes abstenerte de probar alimentos tales como los embutidos y pescados ahumados. La trucha o el salmón ahumado también pueden trasmitir la listeriosis a la embarazada.
  • En el caso de los embutidos, el riesgo tiene un nombre del que te hemos hablado en más de una ocasión: toxoplasmosis. Por parecidas razones, es decir, el procesado menor de los alimentos, también deberías evitar ciertos quesos, patés y foies.

Bebidas

Aunque el alcohol no haya que probarlo, existe una gran variedad de bebidas que podemos tomar. Además de cócteles sin alcohol, los refrescos y zumos están permitidos si no nos pasamos (los primeros suelen tener mucho gas y azúcar, así que es mejor consumirlos con moderación). En cuanto al café de después de una buena comida, con tal de que reduzcamos el consumo diario a unas dos tazas no hay problema.

Dulces

Polvorones, turrón, peladillas, mazapanes… Al acabar la comida o la cena, la mesa suele llenarse de dulces de toda clase. Por supuesto que podemos probarlos y endulzarnos el día, la única norma es no abusar.

Controla las prisas y el estrés en el embarazo

Las Navidades son siempre época de jaleo, de carreras, de compras… Durante la gestación, no os conviene (ni a ti ni al bebé)  que te agotes o te sometas  a situaciones de tensión innecesarias. Planifica tus actividades dejando siempre márgenes de tiempo amplios y adelanta las compras que puedas o hazlas por internet. Estos meses son perfectos para delegar en tu pareja, en tu familia, en una amiga… Estarán encantados de ayudarte.

Si  te notas muy cansada o estás a punto de salir de cuentas, intenta que no recaiga en tu casa el peso de las cenas de Nochebuena o Nochevieja: es preferible que este año se encarguen otros.

No por mucho trasnochar…

Es cierto, en Navidad hacemos muchos planes nocturnos: cenas de empresa, copas con los amigos, las reuniones familiares… Bueno, no vas a estar embarazada muchas veces en tu vida, no pasa nada por renunciar un año a alguna de esas citas si estás cansada o se organizan en horarios intempestivos. Pero, por supuesto, nadie sabe mejor que tú cómo te sientes: si te apetece ir, adelante. Eso sí, escoge ropa y calzado cómodos, intenta que el plan incluya la posibilidad de sentarte con comodidad y márchate cuando te canses. Si cenáis en casa de algún familiar en Nochebuena o Nochevieja, puede ser buena idea quedarse a dormir allí este año, para no salir a la calle en mitad de la noche y por si tú quieres retirarte antes. Y descansar un poco antes del evento también te vendrá bien.

Emociones maravillosas a flor de piel

No todo son restricciones, estar embarazada en Navidad te permite disfrutar de un montón de sensaciones únicas. Se nos ocurren estas, seguro que tú has pensado más:

1.- Vives la emoción de saber que la próxima Navidad podrás enseñar a tu hija o tu hijo las luces, el belén viviente, los villancicos, la animación en las calles… Ves todos esos detalles con una mirada renovada, y te encantan.

2.- De hecho, ya le vas explicando todo a tu bebé mientras paseas o cuando estás tranquila en casa, sentada en el sofá mientras acaricias tu barriga.

3.- Si las Navidades son románticas,una Navidad “embarazados” lo es mucho más. Es un momento muy especial para cuidaros como pareja, para imaginaros como familia, para festejar la nueva vida que habéis decidido emprender y para daros muchos mimos. ¡Las próximas Navidades estaréis volcados con el bebé!

4.- Estando embarazada puedes ponerte vestidos que marcan tus curvas, tu escote y tu tripa, porque quedan preciosos. Si no sueles tener tripita cuando no estás esperando un bebé no sabes de qué hablamos, pero si te sobraba algún kilo, no hace falta decir más.

5.- Te sentirás más cuidada por tus seres queridos. Tu pareja, tus padres, tu hermana, los compañeros del trabajo… ¡Se preocupan de verdad de que estés bien!

6.- Te sentirás más cuidada por el mundo en general.  La combinación de espíritu  navideño y empatía por las futuras mamás hace que la gente te ceda el asiento en el autobús más de lo habitual, que te sonrían, que te dejen pasar antes en la cola del súper….Todos esos pequeños gestos son muy reconfortantes y te envuelven en una sensación muy amorosa.❤️