¿Para qué sirve el reposo absoluto?

Comentar: (0)

Compartir:

Reposo absoluto en el embarazo: para qué sirve

Existen determinadas complicaciones médicas durante el embarazo que llevan a los doctores a prescribir a la mujer un reposo absoluto: ya sea durante determinadas etapas del embarazo o, en casos extremos, durante toda la gestación, la mujer debe permanecer acostada, levantándose solamente para ir al baño o para darse una breve ducha. En algunos casos extremos también se requiere de hospitalización. Es un diagnóstico muy duro y sobrellevar la larga espera se hace arduo para cualquier embarazada. Si te ha tocado a ti, tal vez te ayude saber en qué beneficia el reposo absoluto a tu bebé.

Frenar una posible pérdida

El reposo absoluto se indica en el primer trimestre cuando hay pérdidas de sangre. Se procura que el embrión se implante bien y que, si hay hematomas que lo ponen en riesgo, el cuerpo los reabsorba antes de que la mujer retome su vida normal. Una vez que las pérdidas han remitido, y en general después de que se ha cumplido el primer trimestre, el reposo puede pasar a ser relativo.

Mejorar la irrigación de la placenta

En ocasiones el reposo absoluto se indica cuando el bebé no está creciendo como sería de esperar por su tiempo de gestación. Esto en general se debe a algún problema de irrigación de la placenta, que no alcanza a proveer al bebé del suficiente alimento. Se cree que el reposo absoluto ayuda a mejorar la circulación de la sangre y repercutir positivamente en el peso del bebé.

Prevenir un parto prematuro

En el tercer trimestre se suele indicar reposo absoluto cuando hay amenazas de que el parto se adelante, ya sea por pérdida de líquido amniótico, contracciones muy fuertes o dilatación del cuello del útero. Con el reposo se intenta ganar tiempo para suministrarle a la mamá medicamentos que aceleren el desarrollo de los pulmones del bebé, frenar en lo posible los síntomas y hacer que el embarazo se prolongue todo lo posible: cuanto más tiempo pase el bebé dentro de la barriga, mejores serán sus posibilidades fuera de ella. Aún si nace prematuro, no da lo mismo que nazca a las 28 semanas, que a las 32, o que a las 35.

¿Debe el reposo ser absoluto?

No necesariamente. Cada vez más profesionales cuestionan la eficacia del reposo absoluto, ya que conlleva otras consecuencias negativas para la mujer como pérdida de tono muscular, problemas de circulación en las piernas, dolores de espalda y claro, mayores riesgos de depresión, sensación de aislamiento, soledad… Por eso, hoy en día es más frecuente que se indique un reposo relativo, que consiste en quedarse en casa pero pudiendo levantarte de la cama y realizar algunas tareas livianas, e incluso dar algún paseo corto. Si tu médico te indica reposo, asegúrate de conversar con él cuáles son tus opciones para sobrellevarlo lo mejor posible.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados