La ecografía Doppler | LetsFamily
embarazo
Embarazo

La ecografía Doppler

La ecografía Doppler representa mediante color y sonido, el flujo de los vasos sanguíneos del bebé y algunos de la madre. Se aplica sobre todo en la última fase del embarazo (semanas 26 – 38) y no supone ningún tipo de riesgo para la madre ni para el bebé, ya que no irradia. De esta forma, se puede saber por ejemplo el flujo e intensidad de la sangre que circula por el corazón del bebé. Normalmente se realiza una ecografía Doppler cuando:

  • El niño no está creciendo a buen ritmo o ha dejado de crecer. Es lo que llamamos desnutrición intrauterina o retraso de crecimiento.
  • Existe un oligoamnios, que significa que hay poca cantidad de líquido amniótico.
  • Se detectan irregularidades en la frecuencia cardíaca del feto.
  • Se sospecha que hay un fallo cardíaco/una malformación en el corazón.
  • Se sospecha de una malformación a cualquier nivel o se prevee una enfermedad congénita.
  • Hay una incompatibilidad de la sangre.
  • La madre sufre una enfermedad durante el embarazo (por ejemplo alta tensión, preeclampsia, diabetes mellitus, una enfermedad del riñón) que puedan perjudicar al feto.
  • Hay determinadas infecciones (por ejemplo rubéola) que pueden ocasionar malformaciones detectables mediante dicha exploración. *Si existen antecedentes de patología en embarazos anteriores, como la existencia de un parto prematuro o dificultades durante el parto.
  • Se trata de un embarazo múltiple.

En estos casos, los riesgos son mayores, por lo que el seguimiento debe ser más exhaustivo. La ecografía Doppler será nuestra aliada para intentar descubrirlos.

¿Qué se puede valorar mediante la ecografía Doppler?

En cada ecografía-Doppler, se valora en primer lugar el crecimiento del bebé, la cantidad de líquido amniótico, así como la madurez de la placenta. A continuación los médicos miden:

  • el flujo sanguíneo en los vasos del niño (por ejemplo en la aorta, en los vasos del cerebro, cordón umbilical);
  • el riego sanguíneo en los vasos del útero.

Por lo tanto, el examen nos informa sobre la nutrición general del bebé, así como del correcto funcionamiento de la placenta.

¿Qué beneficios me aporta la ecografía?

  • La ecografía Doppler puede contribuir a tranquilizarte si una sospecha no se confirma. Por ejemplo si un bebé es demasiado pequeño para la edad que tiene y se observa que aunque el tamaño es pequeño, no existe ninguna malformación y su desarrollo al final del embarazo será el adecuado.
  • Pero también se pueden reconocer relativamente pronto, situaciones en las que hay que actuar. Por ejemplo, ante un retraso de crecimiento intrauterino, secundario a un envejecimiento placentario diagnosticado mediante esta técnica, habría que adelantar el parto para que el feto no corra riesgos y no se altere su bienestar fetal.