5 compras importantes para el cuarto de tu bebé » LetsFamily
embarazo

5 compras importantes para el cuarto de tu bebé

Una buena cuna

A la hora de comprar, elige una cuna que vaya a adaptarse al crecimiento vertiginoso del bebé. Un moisés, en ese sentido, es bonito y pintoresco, pero deberá ser reemplazado en tres meses, o poco más. Una cuna con barrotes de altura regulable, incluso que se puedan desmontar, puede incluso funcionar para cuando tu bebé sea un niño pequeño. Recuerda invertir en un buen colchón, que ofrezca un apoyo firme. No necesitas incorporar protectores, mantas ni cobijas, que por el contrario pueden representar un riesgo.

Una mesa cambiadora

Es cierto que puedes cambiar el pañal de tu bebé sobre cualquier superficie (la de tu cama, por ejemplo). Pero piensa en las molestias que sufrirán tu espalda y tu cintura si estás constantemente agachándote y levantando al bebé. ¡Los primeros meses puedes llegar a cambiar diez pañales diarios, o incluso más! Una mesa elevada, que ofrezca la seguridad de un arnés sujetador para prevenir caídas, y una superficie o cajones para guardar los elementos de higiene del bebé, es una buena inversión.

Un monitor para bebés

Indispensable si vives en una casa donde no escuchas al bebé desde algún punto, importante incluso si vives en un apartamento de pocos metros cuadrados. El monitor de bebés es lo que te permite alejarte de la cuna donde duerme tu hijo con la tranquilidad de que podrás escucharlo al menor sonido. No necesitas esperar a que llore para acudir a su lado, ya que lo escucharás despertar. Y podrás estar atenta a las menores señales, aún si estás viendo la televisión en otro cuarto.

Calefacción e iluminación

La temperatura del cuarto del bebé debe ser siempre agradable: es esencial contar con un sistema seguro de calefacción para el invierno, así como que esté bien ventilado en verano. En cuanto a la iluminación, conviene invertir en luces suaves regulables, para ayudar al bebé a relajarse y a conciliar el sueño.

Un sillón cómodo

¡Este es para ti! Pasarás mucho tiempo en el cuarto del bebé, acunándolo para que se duerma, cantándole canciones, dándole el pecho o el biberón. Un sillón cómodo, junto con un almohadón de lactancia, será un mueble que te facilitará mucho las cosas. Y más adelante, puedes cambiarlo de sitio para incluir una pequeña mesa y sillitas con las que el niño pueda jugar.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: