Canastilla para los primeros días con el bebé: trucos para organizarla | LetsFamily
embarazo

Canastilla para los primeros días con el bebé: trucos para organizarla

  • Conviene tener preparada la canastilla para la maternidad al menos con un mes de antelación: el parto podría adelantarse y es mejor que no nos pille desprevenidos.
  • Los primeros bodies y ranitas del bebé tienen que ser fáciles de quitar y poner. Para recién nacidos, son más cómodos los que se cierran por delante con corchetes, además de en la entrepierna, que los que se meten por la cabecita, aunque te acostumbrarás en seguida a estos últimos. Evita los que tienen lazos, botones, cremalleras  y cualquier sistema latoso.
  • Para la bolsa del hospital, resulta muy práctico llevar en una bolsita aparte la primera puesta del bebé: un body, un pijama, un pañal, un gorrito de algodón y un par de calcetines. Hay quien prepara toda la ropita separada por días en bolsas de congelación.
  • También es cómodo llevar una bolsa para ir metiendo toda la documentación: DNI, tarjeta de la seguridad social, volante de ingreso si es necesario, los diferentes papeles que nos van a ir dando antes de darnos el alta… 
  • No conviene ofrecer el chupete al bebé hasta que no esté bien instaurada la lactancia porque su uso implica una manera diferente de succionar y puede perjudicar, e incluso impedir que el recién nacido se agarre al pecho correctamente. Por eso no es necesario tener chupetes en la canastilla (es casi imposible llegar al parto sin haber cedido a la tentación o sin que nos hayan regalado alguno, pero podemos dejarlos en un cajón por el momento).
  • Los jabones, además de limpiar, disuelven la grasa natural que protege nuestro cuerpo. Por eso algunos pediatras recomiendan, especialmente en los bebés más pequeños, utilizar geles sin detergentes o lavar al bebé exclusivamente con agua y una esponjita. No es necesario bañar al recién nacido hasta que se le cae el cordón umbilical. En muchas maternidades públicas dan esponjitas jabonosas para la higiene del bebé.
  • Las toallitas son el sistema más cómodo para limpiar al bebé, sin ninguna duda. Por eso han triunfado tanto. Pero también son poco ecológicas por los residuos que dejan y los ingredientes que llevan pueden causar irritaciones en la piel y otros problemas de salud. Conviene evitar las que llevan fenoxietanol, parabenos, perfumes con  ftalatos o muy agresivos, aceites minerales y demás.  
  • Los camisones para la madre deben poder abrirse por delante para dar el pecho con comodidad al bebé.
  • Las zapatillas para el hospital conviene que sean sin talón (puedes tener dolores con los que te resulte difícil inclinarte para ajustar las zapatillas). Y no te olvides de unas chanclas para ducha (mejor de las que llevan una tira de lado a lado del pie que de las de dedo).
  • Las bragas desechables (imprescindibles en el posparto) son muy cómodas de rejilla, y además admiten algún lavado.
  • Aparte de los productos básicos de aseo (champú, gel, dentrífico, cepillo, seda dental, crema hidratante) agradecerás añadir un champú en seco y toallitas refrescantes.
  • Sobre el tema del pelo, si eres coqueta no pasa nada por llevarte unas planchas o un secador. No es fundamental, pero vas a recibir un montón de visitas y te vas a hacer unas cuantas fotos antes de salir de la maternidad.
  • En el hospital te proporcionarán discos de lactancia, pero no está de más tener alguno preparado. 

¿Y tú, qué consejo darías a otras futuras mamás sobre la canastilla de las primeras semanas?

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros: