Calcular la fecha prevista del Parto | Calculadora de embarazo» LetsFamily
embarazo
Calculadora fecha de parto

Cómo calcular la fecha probable de parto

Si no puedes esperar hasta que el ginecólogo o la matrona te diga la fecha probable de parto, existe una fórmula muy simple para calcular la fecha de parto: la regla de Naegele.

¿Cuándo nacerá tu bebé? Muchas madres aguardan con impaciencia su primera consulta para que el médico o la matrona le informen acerca de su fecha probable de parto. Sin embargo, es muy simple calcularla.

¿Cuánto dura un embarazo?

Que 9 meses, que 9 lunas, que 40 semanas… ¿cuánto tiempo dura un embarazo? Se suelen calcular 280 días, eso sí, a partir de la última menstruación.

El tema es que es imposible saber con exactitud el momento de la concepción: incluso si hubieras mantenido una única relación sexual sin protección, los espermatozoides pueden vivir varios días en el útero a la espera del óvulo que deben fertilizar. Por eso, la fecha que se tiene en cuenta para el cálculo es la de tu última regla.

Calcular la  fecha de parto: La regla de Naegele

Teniendo esto en cuenta, la fórmula para calcular la Fecha Probable de Parto (FPP) es la siguiente:

  • Tienes que sumar siete días al primer día de tu último ciclo menstrual.
  • A esta fecha le añades un año.
  • Finalmente le restas tres meses al resultado

Un ejemplo: el primer día de tu última regla fue el 4 de marzo. Le sumas siete días: 11 de marzo. Sumas un año: 11 de octubre del año siguiente. Le restas tres meses: 11 de diciembre de este año. Ésta es la Fecha Probable de Parto.

También puedes apoyarte en el calculo de la FPP en nuestra calculadora de embarazo.

Factores que pueden alterar el cálculo

Esta regla funciona cuando recuerdas bien el día de tu último período. Pero se basa en la suposición de que tus ciclos son regulares, de 28 días, y que ovulas alrededor del día 14 de cada ciclo . Hay mujeres que tienen ciclos más irregulares, o de duración diferente, y esto puede hacer que el cálculo de los días difiera levemente.

¿Y qué hay de quienes no recuerdan cuándo tuvieron la regla? ¿O si ha habido un error de cálculo al confundir el sangrado de implantación con un período más?

Bueno, el médico o matrona también puede obtener información adicional mediante las ecografías del primer trimestre: el tamaño y las medidas del embrión le permiten calcular con bastante exactitud cuándo fue concebido, sobre todo en las primeras semanas. A medida que tu bebé crece, el cálculo es menos exacto.

Ya sé mi Fecha Probable de Parto ¿Ese día nacerá el bebé?

¡No te creas! De hecho, se calcula que apenas un 5% de los bebés viene al mundo exactamente en la fecha prevista. En realidad, un bebé saludable y a término puede nacer en cualquier momento entre la semana 38 y la 42. Por eso, calcular la FPP puede servirte para tener un estimativo, pero vamos, no te recomendamos ir calculando la carta natal de tu hijo.

¿Por qué puede adelantarse o retrasarse el parto?

Pero por muchos cálculos que hagamos,  en ocasiones el parto puede adelantarse por distintas causas. Es relativamente frecuente en los embarazos gemelares (hasta un 20% de las gestaciones múltiples no llegan a cumplir las 37 semanas de embarazo), y también pueden adelantarse los partos de las embarazadas muy jóvenes (menores de 18 años) y los de las que ya han cumplido los 40 años.

Otras causas son un peso demasiado bajo en el feto, enfermedades maternas como diabetes, hipertensión o alguna cardiopatía, además de infecciones vaginales y urinarias o complicaciones como la preeclampsia, el desprendimiento de la placenta o un exceso de líquido amniótico.

Los malos hábitos como consumir drogas o alcohol durante el embarazo, fumar o seguir una dieta poco equilibrada son factores que aumentan las posibilidades de parto prematuro.

Por el contrario, el parto puede retrasarse, y lo hace con frecuencia (se calcula que tres de cada diez madres dan a luz después de la semana 40 de embarazo) cuando las prostaglandinas, unas hormonas que se producen en las últimas semanas y provocan cambios en el cuello del útero e inducen las contracciones, se producen en menor cantidad. Además, las madres primerizas también tienen más posibilidades de que su parto se produzca algo más tarde porque habitualmente hacen falta algunos días más de gestación para que el cuello del útero se dilate y así pueda tener lugar el parto. La razón es que al no haber sido modificado por una dilatación anterior, se necesita más tiempo para que el cuello del útero se prepare para dar a luz.

 

Hay algunas embarazadas que prefieren no comentar su FPP para evitar la clásica pregunta en el entorno familiar “Pero, ya te has salido de cuentas, ¿y todavía no nace?”. La decisión está en ti. Pero de cualquier manera, evita que conocer el FPP se convierta en un factor adicional de ansiedad durante tu embarazo.