Cómo establecer rutina de alimentación en el bebé

Comentar: (0)

Compartir:

rutina alimentación bebe

Las rutinas que se sostienen a lo largo de las semanas ayudan a criar niños felices y seguros. Al bebé le proporciona seguridad el saber cómo se desarrollará la jornada. Aquí te damos algunas pautas que pueden ayudar a toda la familia a organizarse mejor.

 

De 0 a 2 meses, que mande el bebé

Sería óptimo que el bebé naciera sabiendo distinguir el día de la noche y haciendo cuatro comidas diarias, ¿verdad? ¡Vamos, que las primeras semanas son un caos! Sabemos que es necesario marcarles una rutina pero, ¿qué hay de la lactancia ? ¿Hay que establecer horarios, o es mejor la libre demanda? ¡Ni los expertos se ponen de acuerdo! Hay algunos que sugieren que dejemos pasar al menos dos horas entre toma y toma, mientras que otros sostienen que lo mejor es que el bebé regule el ritmo.

Lo cierto es que la lactancia materna se establece como un equilibrio entre oferta y demanda, siempre y cuando permitamos que al principio sea el bebé quien marque el ritmo de las tomas. Lo mismo ocurre si lo alimentamos con biberón : no tiene sentido forzar comer a un bebé que no tiene hambre, pero menos aún hacer esperar a un bebé hambriento solo para que coma “cuando le toque”.

2 a 6 meses, primeras pautas, primeros hábitos

No debemos alarmarnos por la demanda del bebé pequeño. Con el correr de las semanas, poco a poco las tomas se irán regulando y haciéndose menos frecuentes. Aún si te guías por los ritmos del bebé, si sabes estar atenta a las señales puedes ayudarte de ellas para armar una rutina. Podemos ayudarlo favoreciéndola por medio de estímulos tales como amamantarlo siempre en el mismo lugar de la casa, poner música durante el día y mantener silencio a la noche.

Desde los 6 meses, integrarlo al horario familiar

Una vez que el bebé empieza con la alimentación complementaria  , si no lo hemos hecho antes sí será un momento ideal para delimitar ciertos horarios. Lo mejor es que el pequeño se acostumbre lo antes posible a integrarse a la mesa de la familia. Sin embargo, las primeras veces que se le dé de comer, es preferible que lo haga solo para poder dedicarte a él con toda la atención que merece. Poco a poco, cuando comience a coger la comida con sus dedos –o por lo menos, mecanice la deglución- podrá empezar a sentarse a la mesa con sus padres y hermanitos.

Si acostumbras a tu hijo a servir las comidas siempre aproximadamente a la misma hora, pronto sentirá hambre en esos horarios y comprenderá, a la vez, que los momentos de comer son especiales -¡y divertidos!

Dinos, ¿tiene tu bebé una rutina para la hora de comer? ¿Qué te ha funcionado para establecerla?

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados