El síndrome del bebé sacudido

Comentar: (0)

Compartir:

síndrome del bebé sacudido

El síndrome del bebé sacudido es el conjunto de lesiones cerebrales que se presentan tras agitar bruscamente al pequeño. Los padres habitualmente zarandean a sus hijos para calmar su llanto lo que puede acarrear problemas de salud irreversibles en los niños pequeños.

El síndrome del bebé sacudido o zarandeado es el conjunto de lesiones cerebrales que se presentan tras agitar bruscamente al pequeño. Los padres suelen desconocer el peligro que supone para sus hijos moverles con fuerza y habitualmente los zarandean para calmar su llanto. Las sacudidas hacen que el delicado cerebro del bebé salte dentro del cráneo y sufra contusiones. Aunque este movimiento dure tan solo unos segundos puede acarrear importantes problemas de salud: lesión o parálisis cerebral, ceguera, ataques o en los casos más graves (un 10% de los menores que sufre el síndrome) la muerte.

Se presenta sobre todo en niños menores de 2 años aunque es posible verlo en niños de hasta 5 o 6 años.

Síntomas del bebé sacudido

Si crees que tu bebé ha sido sacudido porque presenta varios de estos síntomas busca atención médica inmediatamente.

  • Irritabilidad Extrema
  • Vómitos, disminución del apetito
  • Cansancio extremo, letargo, incapacidad de mantenerse despierto
  • Problemas respiratorios
  • Piel pálida o azulada, puntos de sangre en los ojos
  • Convulsiones, temblores, estado de inconsciencia

Trucos para calmar a un bebé que llora

Nunca sacudas a un bebé o niño para que se calme. Si tu bebé llora, asegúrate primero que está limpio, no tiene hambre, sueño o frío. Comprueba que no haya signos de enfermedad. Si el pequeño tiene todas sus necesidades cubiertas y aun así continúa llorando puedes intentar lo siguiente:

  • Háblale, cántale, pon la radio o dale algún juguete que haga ruido.
  • Saca al bebé a pasear.
  • Envuélvelo en una mantita y déjalo sobre su cuna.
  • Dale un masaje con un aceite para bebés.
  • Mécelo con suavidad.

Si te notas cansada/o y en el límite del agobio, pide ayuda. Respira profundamente, cuenta hasta 10. Perder el control con tu bebé en los brazos puede causar daños irreversibles.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 5 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados