Huelga de lactancia: ¿Por qué mi hijo rechaza el pecho de repente?

Comentar: (0)

Compartir:

¿Por qué mi hijo no toma el pecho?

La huelga o crisis de lactancia es un rechazo repentino del bebé al pecho de la madre

No hay causa aparente, por lo que su actitud desconcierta mucho a los padres, que no entienden qué está ocurriendo. Y es que, probablemente, hasta ese momento su hijo mamaba con normalidad y hasta parecía disfrutar de ello. Puede incluso que nunca haya tenido dificultades para coger el pecho.

Pero, de repente, la madre le pone a mamar y éste se niega a succionar, puede incluso que parezca que no sabe cómo hacerlo. Y no es que el niño esté iniciando naturalmente el destete, porque esto suele hacerse de manera paulatina. El problema se agrava porque el bebé tiene hambre, se va poniendo nervioso y la madre, a su vez, se preocupa porque cree que hay alguna razón médica o fisiológica para este cambio tan abrupto y repentino.

 

Causas

Lo primero de todo, tranquilidad. La huelga de lactancia ocurre, aunque no a menudo, pero entra dentro de los plausible.  Estos son los motivos fundamentales:

 

  • En los bebés menores de seis meses, puede que la crisis tenga que ver con el uso del chupete o el biberón. El pequeñín de repente confunde el pezón con la tetina, de la que succiona de forma diferente, y se produce una disfunción motora oral.
  • El sabor de la leche ha cambiado: por una mastitis, porque la madre ha modificado su dieta, por un alimento que ha comido que ha condicionado el sabor de la leche… En estos casos, el niño puede rechazar repentinamente el pecho.
  • Otra causa puede ser el estrés de la madre o del propio bebé: si ha habido mucha trajín de visitas en casa, si mamá se ha ausentado unos días…
  • Tiene llagas en la boca, dolor de garganta, una otitis… Una enfermedad también puede causar la conocida como huelga de lactancia.
  • En muy raras ocasiones puede ser un síntoma precoz del cáncer de mama.
  • Vuelta de la menstruación de la madre.

 

Soluciones

 

  • Lo primero que se puede hacer es comprobar que el bebé no rechaza el pecho porque ha cambiado el sabor de la leche por algún medicamento que esté tomando la madre o porque haya ingerido algún alimento de sabor fuerte.
  • También hay que descartar que el niño esté notando el olor fuerte de alguna crema que se esté aplicando al madre en al zona del pecho o incluso en el pezón (tipo Purelan). Si así fuera, los expertos en lactancia aconsejan limpiarse bien antes de poner al bebé al pecho.
  • Si el motivo de la huelga de lactancia fueran llagas en la boca, otitis, dolor de garganta o cualquier otra enfermedad, habrá que esperar a que se le pase y mantener la producción de leche extrayéndola manualmente o con un sacaleches. Seguiremos poniendo al bebé al pecho sin forzarle, hasta que vuelva a aceptarlo.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados