Trucos para implementar el BLW o Baby Led Weaning

Comentar: (0)

Compartir:

Trucos para implementar el BLW o Baby Led Weaning

Seguramente ya hayas escuchado hablar de la alimentación complementaria a demanda conocida por sus siglas en inglés, BLW. El método consiste en ofrecer a tu bebé pequeños trozos de comida que pueda coger y llevarse a la boca con sus deditos, prescindiendo de los tradicionales potitos. Si quieres apuntarte a este método sin perder la cabeza en el intento, he aquí algunos truquillos que pueden serte de utilidad.

Comienza cuando el bebé esté listo

Es fundamental que empieces con la alimentación complementaria solo cuando tu bebé dé señales claras de estar preparado. No te dejes apresurar por los consejos bienintencionados de las abuelas ¡ni siquiera presionar por el pediatra! Si bien la mayoría de los bebés están listos para complementar su leche alrededor de los 6 meses, a algunos les lleva más tiempo que a otros. Tu bebé debe poder permanecer sentado con la cabecita erguida, poder manipular elementos con sus manitas y llevárselas a la boca.

Escoge una buena trona

Una trona de plástico, de esas con bandeja desmontable, es perfecta para probar el BLW. Si tenéis una trona sin bandeja y queréis acercar al bebé a la mesa, eso está muy bien, pero mejor cubrir la mesa con un mantel de plástico, ya veréis por qué. También sirven las tronas portátiles. Lo importante es que sea cómoda para el bebé y que resulte sencilla de limpiar. Si tiene ganchos para colgar los baberos, mejor aún.

Cubre el suelo

No basta con cubrir la superficie donde comerá el bebé. Lo ideal es, justo debajo de la trona, desplegar un mantel de plástico (puede ser una bolsa de residuos, o una cortina de baño sin uso, lo que te resulte más práctico). La mayoría de los alimentos terminan, bien sobre el bebé, bien en el suelo, hasta que logra mayor destreza con sus manitas. Para no desesperarte pensando en la limpieza, haz que resulte lo más sencilla posible.

La cucharilla no está prohibida

Que optéis por el método BLW no significa que no podáis ofrecer al bebé alimentos para comer con cucharilla, como el puré, las lentejas, los guisados o el arroz. Procurad que estas preparaciones sean lo suficientemente espesas como para que pueda cogerlas con la mano, pero dadle también una cucharilla para que juegue con ella, se familiarice con la textura y comience a manipularla. En pocos meses, por imitación, comenzará a usarla para comer sin que haga falta obligarle a ello.

Recuerda: calidad es mejor que cantidad

El truco fundamental para un BLW exitoso es la paciencia y la confianza en el método. No debes preocuparte por colocar comida en la boca del bebé pensando que está comiendo poco. Recuerda que entre los 6 meses y el año, la leche –materna o de fórmula- sigue proporcionándole la mayor parte de los nutrientes necesarios. La comida por ahora es más una experiencia sensorial. Ocúpate de ofrecerle variedad de alimentos sanos, y no te preocupes por las cantidades.

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
2

Average: 2 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados