Cómo afecta la Vitamina E en la piel de la mujer » LetsFamily

Cómo afecta la Vitamina E en la piel de la mujer

¿Qué es la Vitamina E y cómo actúa en nuestro cuerpo?

Se trata de una vitamina liposoluble, es decir, queda almacenada en la grasa de nuestro cuerpo para que el organismo pueda utilizarla cuando lo necesite. También conocida como Alfa-Tocoferol tiende a acumularse en tejido no hepático, especialmente donde mayor es la generación de radicales libres tal como las membranas de la mitocondria y del retículo endoplasmático de corazón y pulmones. Protege del proceso oxidativo de las células y de la acción de los radicales libres, responsables del envejecimiento de la piel, mejorando visiblemente su aspecto. Además actúa en la regulación de la función inmune y el equilibrio de la coagulación normal.

Otra función destacada de esta vitamina es que aumenta la fertilidad. Resulta imprescindible para que se produzca un embarazo ya que colabora en la producción de los espermatozoides y en la formación de los óvulos, además de asegurar el correcto funcionamiento de la placenta. Nuestro sistema inmunológico también la necestia para que nuestras defensas se mantengan en óptimos niveles, y para que los linfocitos desempeñen sus funciones correctamente.

Además, cuida de la salud de nuestra piel y cabello, favoreciendo el crecimiento de este último y manteniendo la piel en óptimas condiciones, previniendo como hemos comentado anteriormente el envejecimiento prematuro y favoreciendo la cicatrización de las heridas. Por otro lado, es una gran aliada para proteger de los efectos nocivos de la radiación solar, la contaminación y otros agentes externos que pueden dañar nuestra piel, sobre todo del rostro, que siempre es la parte del cuerpo más expuesta.

¿Dónde podemos encontrarla?

Como siempre ocurre, la dieta es la que se encarga de aportarnos todas las vitaminas y minerales que necesitamos, y la Vitamina E es muy fácil de conseguir con determinados alimentos. El aceite de girasol es, sin duda el alimento con mayor contenido en esta vitamina.

Al ser un aceite procedente de una semilla, la concentración es muy alta. Aunque hay que tener en cuenta que el aceite de oliva es el más utilizado en nuestras cocinas, que aunque también tiene Vitamina E, la dosis es más pequeña, debemos completarla con otras semillas y frutos secos como las avellanas, las almendras, los cacahuetes o los pistachos.

También el aguacate que últimamente goza de buena popularidad por su contenido en grasas saludables, los espárragos que no tienen una cantidad muy significativa pero es un alimento muy completo que podemos incluir prácticamente a diario en nuestra dieta y las hortalizas de hoja verde como el brócoli o las espinacas.

¡Sorteamos una sillita de paseo Maxi - Cosi!