Ejercicio y embarazo: los sí y los no

Comentar: (0)

Compartir:

Mantenerte activa es uno de los pilares esenciales del embarazo saludable (junto con una dieta variada y respetar los controles médicos). En efecto, hacer ejercicio durante el embarazo suele estar muy recomendado, salvo casos muy puntuales donde se requiera hacer reposo. 

De todas maneras, no debes perder de vista que tu estado exige ciertas precauciones. Aquí enumeramos qué ejercicios puedes y qué cosas no deberías hacer en estos meses.

Sí al ejercicio moderado

La recomendación general para las embarazadas es realizar ejercicio moderado durante 20 o 30 minutos varias veces por semana. Puedes escoger entre una amplia variedad de actividades, las más recomendables son gimnasia, yoga, natación, baile o caminatas. Si antes de quedarte embarazada solías ir a correr o montar en bicicleta, consulta con tu médico para saber hasta cuándo puedes seguir realizándolo.

Sí a fortalecerte

Es bueno que hagas ejercicios localizados para ganar fuerza en la musculatura de tu espalda, tus brazos y tus hombros (tan necesarios cuando estés todo el día cargando al bebé). También debes tonificar tus piernas y tu abdomen, y no olvides elongar tus músculos para ganar elasticidad. ¡Lo agradecerás en el momento del parto!

Sí a la ropa holgada

A la hora de hacer ejercicio es fundamental que estés muy cómoda. Evita la ropa ceñida, ya sea en el abdomen o en las piernas, pues puede afectar tu circulación. Escoge un calzado adecuado para el ejercicio y, si es necesario, cambia de talla más adelante, pues es común que durante el embarazo se inflamen los pies. Recuerda elegir tejidos bien frescos y que absorban el sudor.

No a terminar exhausta

La regla general del ejercicio en el embarazo es no cansarse demasiado. Tu cuerpo ya está bajo una demanda de energía muy grande al aportarle a tu bebé el oxígeno y los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse. Por eso, nunca deberías llegar a agotarte. Si un día te sientes demasiado cansada como para tu rutina de ejercicio, saltéatela, o haz menos cosas.

No a deshidratarte

Es fundamental que bebas suficiente agua antes, durante y después del ejercicio, ya que la deshidratación es muy peligrosa en tu estado. También debes cuidarte de hacer ejercicio siempre en lugares frescos. Si te gusta salir al aire libre, evita las horas de mucho sol: es mejor salir temprano por la mañana, o al atardecer.

No a los deportes de impacto

Por último no está de más recordar que todo ejercicio de impacto está contraindicado durante el embarazo por el riesgo que implica un golpe en la barriga, o bien una caída. Si amas el voleibol, el baloncesto, el tenis, las artes marciales u otro deporte por el estilo, suspéndelo hasta después del posparto.

Puede que también te interesen los siguientes artículos:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados