La importancia de los lácteos en la gestación » LetsFamily
embarazo

La importancia de los lácteos en la gestación

 

 

De entre la amplia gama de productos derivados de la leche que existen, los yogures naturales y los quesos frescos bajos en calorías son los más beneficiosos, puesto que aportan menos grasas que las cremas y la mantequilla. Además, otorgan una buena dosis de proteínas y son muy recomendables para evitar problemas de descalcificación. Para llevar una dieta sana y equilibrada, lo ideal es que la mujer que espera un niño tome cuatro raciones de lácteos cada día. Un vaso de leche, dos yogures y 80 gramos de queso fresco, por ejemplo, son tres unidades.

 

 

La listeriosis

 

 

Los lácteos en el embarazo suponen una tremenda ayuda al organismo pero, como comentábamos, es esencial tener cuidado con los productos crudos. Y es que, a través de la leche y el queso, la madre puede contraer listeriosis ( http://es.wikipedia.org/wiki/Listeriosis), una enfermedad de origen bacteriano cuya mortalidad puede elevarse hasta el 70%. La mujer puede transmitir esta infección al feto mediante la placenta. Se calcula que se producen siete casos por cada millón de habitantes, pero es una patología muy grave.

 

 

La listerioris puede causar abortos y afecciones relacionadas con la septicemia en los recién nacidos. Así las cosas, es imprescindible que las mujeres que están encinta consulten a su médico qué lácteos pueden incorporar a su dieta durante el embarazo para no correr riesgo alguno y disfrutar de los beneficios que éstos aportan a su organismo. Además, los lácteos enriquecen mucho los sabores dentro de una alimentación equilibrada, ya que pueden prepararse de diversas formas para no caer en la monotonía.

 

 

Por ejemplo, con leche y frutas se pueden elaborar ricos y refrescantes batidos, a los que no será necesario añadir azúcar. Asimismo, es posible consumir yogures con cereales y miel para variar su gusto y recibir una completa dosis de nutrientes.