¿Por qué tu obstetra te mide la barriga? » LetsFamily

¿Por qué tu obstetra te mide la barriga?

¿Cómo se realiza la medición?

La medición de la barriga en el embarazo sirve para controlar el crecimiento del útero, y se hace tomando la medida desde la parte superior de la barriga hasta el hueso púbico. La medida en centímetros debe ser aproximadamente la misma que las semanas de embarazo: es decir, si estás de 24 semanas, la medida debería ser de 24 centímetros, con un margen de error de 2 centímetros más o menos. A partir de la semana 36 esto ya no se cumple pues el útero se encaja en la pelvis y parece que la barriga “descendiera”.

¿Qué puede saber el médico controlando mi barriga?

Además del crecimiento del bebé, el médico con esta exploración puede controlar la posición en la que está ubicado y la cantidad de líquido amniótico. Por eso, si bien las ecografías parecen una práctica mucho más exacta y moderna, la medición de la altura uterina se sigue indicando como método periódico de control: es sencillo, no es invasivo y ayuda a seguir más de cerca el embarazo.

¿Qué pasa cuando el útero es demasiado grande?

Una medida mayor a la esperada para determinada semana de gestación puede ser indicadora de algunos problemas, como demasiado líquido amniótico, una placenta previa, o un bebé que aún está ubicado en posición podálica (es decir, de nalgas). También puede implicar que estás embarazada de más de un bebé, o que tu bebé es más grande que el promedio –razón para controlar la posibilidad de que sufras de diabetes gestacional. No te alarmes: siempre cabe la posibilidad de que se haya calculado mal la fecha de tu embarazo y que estés de más semanas de lo que se creía, o que simplemente vayas a dar a luz a un saludable bebé grande.

¿Y si es demasiado pequeño?

Un útero demasiado pequeño para la edad gestacional puede indicar un retraso en el crecimiento de tu bebé, por lo que tu médico seguramente te indique más ecografías para monitorizar de cerca el aumento de peso del mismo. Sin embargo, también podría tratarse de un error de cálculo en las semanas de gestación o, simplemente, que vayas a dar a luz un bebé pequeño, algo nada sorprendente si tanto tú como el padre sois de contextura menuda.

Una canastilla gratis para tu bebé