El poder de la “tetanalgesia”

Comentar: (1)

Compartir:

Bebés y vacunación: tetanalgesia

Durante sus primeros 12 meses, los bebés reciben decenas de vacunas. Además se los somete a otros procedimientos invasivos y dolorosos, como la prueba del talón y, en algunos casos, también requieren extracciones de sangre. ¿Cuál es el método natural que puede ayudar a calmar el dolor de tu bebé y hacer que sobrelleve con más tranquilidad todos estos pinchazos? Así es, se trata de la teta. 

¿Qué es la tetanalgesia?

Este neologismo se refiere a la propiedad de la lactancia materna para calmar el dolor, distraer, dar consuelo y ayudar al bebé a sobrellevar las revisiones médicas y otros procedimientos invasivos. Se dice que fue acuñado por primera vez por dos pediatras de Madrid. En la actualidad, hasta la OMS recomienda que las vacunas se apliquen a los bebés mientras están en el pecho de sus madres.

Beneficios para el bebé

El bebé que está cogido al pecho no está pendiente del procedimiento médico, sino distraído por el alimento y el calor de su mamá. Por eso, la tetanalgesia evita algunas crisis de llanto y mantiene al niño más calmado. Aún cuando los pinchazos duelen, el dolor desaparece antes. Al estar abrazado por su madre, el bebé se siente protegido y seguro y hace de toda la situación algo mucho menos traumático.

Beneficios para la madre

Sabemos que la vacunación es esencial para proteger la salud de nuestros hijos, pero el hecho de hacerlos pasar por una situación de dolor y de miedo no es nada agradable. Vamos, también nosotras sufrimos al ver a nuestro bebé llorar de dolor ante las vacunas o extracciones de sangre. Por eso, la tetanalgesia es beneficiosa para las mamás, ya que nos ayuda a sentirnos más útiles, a dominar la situación y a fortalecer la sabia decisión de cumplir con las vacunas. Al mantenernos más calmadas, podemos transmitir esa misma calma al bebé.

Beneficios para el personal de salud

Todavía no se estila en todas las clínicas o centros de salud invitar a las madres a poner en práctica la tetanalgesia. Sin embargo, seguramente más profesionales lo harían si tuvieran en cuenta los beneficios de esta práctica, no solamente para el bebé y su mamá, sino para la efectividad de los mismos procedimientos. En efecto, un bebé que está calmado en el pecho es menos probable que se mueva o se agite, con lo que la vacuna o la extracción serán más fáciles de realizar. Habrá menos errores en las muestras que se tomen de esta manera, y no será necesario recurrir a personal adicional para que ayude a contener o a mantener quieto al pequeño.

¿Conocías el concepto de tetanalgesia? ¿Lo has puesto en práctica alguna vez con tu bebé? ¿Cómo fueron los resultados?

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

1

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Comentarios

A mi me ha ido de 10 con sus primeras vacunas !!!

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados