Antojos curiosos en el embarazo » LetsFamily
embarazo
antojos durante el embarazo

Antojos curiosos en el embarazo

¿Ya has tenido algún antojo?” Toda mujer embarazada escucha esas preguntas al menos una vez por semana. Y lo cierto es que los antojos son un síntoma de embarazo muy común. No se sabe qué los causa en realidad: algunos piensan que están relacionados con necesidades nutricionales de la futura mamá, mientras que para otros son simplemente la manifestación de su estado, el deseo de sentirnos mimadas por el papá del bebé y por nuestro entorno. 

Mientras que no tiene nada de sorprendente que se te antoje chocolate o un helado de fresa estando embarazada, a algunas mujeres se les da por antojos fuera de lo normal. Veamos algunos de los más extraños.

Mezcla de sabores

¿Salchichas con salsa de chocolate? ¿Sardinas con flan de huevo? ¿Huevos fritos con crema batida? Suena repulsivo, ¿verdad? No tanto para algunas mujeres embarazadas. La mezcla inusual de sabores suele ser un antojo frecuente. Mientras no se trata de alimentos que tengas restringidos por alguna condición de salud, ¡adelante! No te hará daño mezclarlos, piensa que siempre se combinan una vez en el estómago. Eso sí, si se te antoja una combinación la mar de extravagante, procura comerla en la privacidad de tu casa si no quieres ser el centro de todas las miradas.

Hielo

Un antojo muy común de las embarazadas es chupar cubitos de hielo o mascar hielo picado. No es perjudicial para la salud (aunque puede ocasionarte un buen dolor de muelas). Se cree que el antojo de hielo tiene que ver con la temperatura corporal algo más elevada propia del embarazo, así como con la necesidad de hidratarse. Hazlo si te apetece, y recuerda beber suficiente agua a lo largo del día.

¡Eso no se come!

Algunas embarazadas manifiestan antojos verdaderamente insólitos como lamer pasta dentífrica, jabón, esponjas o cremas corporales. Este trastorno tiene un nombre, se llama pica y se cree que tiene que ver con la carencia de hierro y de otros minerales. En todo caso, si te ocurre a ti no dejes de hablarlo con tu médico.

Por otro lado, no sucumbas a estos antojos. Se trata de cosas que podrían resultar muy tóxicas, tanto para ti como para tu bebé. Un análisis de sangre seguramente revelará cuál es la carencia que necesitas suplir, siempre por medio de una dieta balanceada o con la ayuda de suplementos vitamínicos.

Si experimentas alguno de estos antojos inusuales y sabes que no sería bueno satisfacerlo, procura comer en su lugar algún alimento saludable (como una fruta, o un yogur con cereales), sal a caminar o a hacer otra cosa que te distraiga, y procura pensar ante todo en el bienestar de tu bebé.