Beneficios del mar en el embarazo

Comentar: (0)

Compartir:

Beneficios del mar en el embarazo

¡Qué relajante que es sentir la brisa marina en el rostro! Si estás embarazada, nada como este momento para aprovechar todas las ventajas que supone pasar unos días en la playa. 

Aquí te contamos en qué puede beneficiarte estar junto al mar, así como qué precauciones debes tener si veraneas en tu estado.

Beneficios del agua marina

No hay impedimento para disfrutar de un baño de mar en el embarazo, salvo en las últimas semanas cuando los médicos suelen indicar que no te sumerjas por completo, y aún así, puedes beneficiarte de sentarte en la orilla y dejar que las olas te mojen. El agua de mar contiene diversos minerales beneficiosos para la salud, como el yodo, el potasio y el magnesio.

Además, debido a su cantidad de sales, sumergirte en el agua te hará sentir más liviana. Por otro lado, el oleaje sobre tu piel puede servirte como masaje, mejorando tu circulación y aliviando algunos molestos síntomas de embarazo, como el dolor de espalda o la inflamación de las piernas .

Beneficios de caminar por la playa

Si hace frío, tal vez no te des un baño, pero igual puedes aprovechar las múltiples ventajas de la talasoterapia, como se llama a la práctica de tratar tu piel con arena y algas marinas. Además, el solo hecho de caminar por la orilla del mar y respirar ese aire puro y salobre puede mejorar tu molesta rinitis del embarazo.

Beneficios para tu mente y espíritu

Muchas personas encuentran que la playa los relaja enormemente. Estar embarazada es hermoso pero vamos, sabemos que también puede ser un momento de ansiedad, algunos miedos y preocupaciones. ¡Déjalos atrás disfrutando del hermoso paisaje!

Unas palabras de precaución

Haz de tomar ciertos recaudos en la playa. En primer lugar, protegerte del calor en exceso: cubre tu cabeza con un sombrero de ala ancha y bebe abundante agua fresca para no deshidratarte. Por otro lado, también es fundamental utilizar un buen protector solar, pues la piel en el embarazo es más proclive a las manchas.

Al sumergirte en el mar, evita el oleaje fuerte que pueda hacerte perder el equilibrio. Incluso si las aguas están calmas no te conviene dejar de hacer pie pues podrías tener calambres. Y después de salir del agua, no permanezcas con el traje de baño mojado porque podrías favorecer una infección, lleva siempre uno adicional para cambiarte después de nadar.

Por último, si viajas en el embarazo, evita hacerlo cuando estés muy próxima a la fecha probable de parto y siempre recuerda notificar a tu médico.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
4

Average: 4 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies