Hambre canina y antojos durante el embarazo » LetsFamily
embarazo
antojos y hambre en el embarazo

Hambre canina y antojos durante el embarazo

Tanto el hambre canina como los antojos, son algo que conoce toda embarazada. No obstante: ¿Cómo se llega a que el cuerpo de pronto te pida espinacas con pasas o chocolate con Ketchup?

El cambio hormonal puede llevar a que las embarazadas sientan apetencia por determinadas comidas. Mientras que la alimentación sea en conjunto sana y equilibrada, esto no es un problema. Si los antojos llevan a una alimentación nada variada, resulta de esto una mala alimentación para la madre y el niño, y como consecuencia un malsano aumento de peso.

Por lo tanto, déjate llevar por los antojos, siempre y cuando no te conduzcan a comida basura, ya que tu hambre canina por un alimento determinado, pueda deberse a que eso es lo que le falta a tu cuerpo. Intenta no comer demasiados dulces, ni demasiada grasa. Picar, entre comidas puede prevenir los antojos.

Alimentación

  • Come entre horas pequeñas cosas, puede ser un tente en pié: una manzana, una zanahoria, barritas de cereales, frutos secos con pasas o frutos secos (sobre todo albaricoques “orejones” tienen azúcar y vit A y nada de grasas)).
  • Con el típico antojo por algo ácido deberías comer por ejemplo, pepinillos en vinagre o remolacha.
  • Si te apetece algo dulce, evita en la medida posible, los productos que contengan azúcar blanca. Los productos integrales, también tienen sabor dulce, si los masticas durante el tiempo suficiente. Además, resultan más saciantes que los dulces en general.
  • Un fuerte deseo por el chocolate puede indicar deficiencia en magnesio. Una saludable fuente de magnesio es el agua mineral rica en magnesio, las almendras y verduras de color verde.

Prevención

El hambre voraz por lo dulce, lo puedes saciar con frutos secos, pan integral con miel, barritas de cereales o zumo de frutas, etc. Además, come muchas veces al día pequeñas cantidades de alimentos.

Dale gusto a tus antojos siempre y cuando no sean lo único que ingieres. Tu cuerpo sabe lo que debe de rechazar y lo que le hace bien.