¿Chupete o pulgar? » LetsFamily
embarazo

¿Chupete o pulgar?

Hay muchos factores que te ayudarán a decantarte por una u otra opción. Hay bebés más tranquilos y otros que lloran más, unos más comilones y otros a los que les cuesta más aprender a mamar. Todas estas cuestiones deberían influir en la decisión que tomes finalmente.

El uso del chupete como elemento reconfortante para el bebé es una práctica enormemente extendida.

No suele faltar en la canastilla del recién nacido, y generalmente se estrena en las primeras horas o días de vida. El principal beneficio es el efecto tranquilizante para el bebé, pero también tiene efectos negativos, como el posible fracaso de la lactancia materna o las alteraciones dentarias. Los bebés más tranquilos y dormilones, no tienen la misma necesidad de succión que, por ejemplo, los que sufren cólicos de lactante, que suelen estar más irritables.

El recién nacido tiene el reflejo de succión, que le permite alimentarse, pero además le calma y le reconforta. La succión de los dedos, el chupete u otros objetos constituye una actividad normal en el desarrollo del niño. Se inicia ya en el útero y continúa hasta el año de edad.

El patrón de succión del chupete es diferente al de la succión del pezón, de modo que el uso del chupete puede dificultar la adquisición de la técnica para la lactancia materna. Por otro lado, el niño que satisface parte de sus necesidades de succión con métodos no nutritivos estimula durante menos tiempo el pezón materno, y con esto, disminuye la producción de leche, y el niño está más hambriento e irritable, lo que obliga a los padres a introducir la lactancia artificial. En el caso e niños que comen bien, normalmente, el uso de chupete, no supone una interferencia, en este sentido.

También debes tener en cuenta, que no es recomendable recurrir al chupete cada vez que el niño llore. El llanto es una de las principales maneras que tiene el bebé para comunicarse e indica diferentes tipos de necesidades. Los padres, deben tratar de identificarlas, además de probar con otros métodos para reconfortarle, como hablarle, mecerle o jugar con él.

¿Pulgar o chupete?

Se ha discutido mucho sobre las ventajas e inconvenientes de uno y otro. Antes se consideraba que la succión del pulgar se asociaba a mayor número de deformidades dentarias, pero actualmente se piensa que éstas se dan con igual frecuencia en los niños que usan chupete.

Las principales ventajas del pulgar son que no se pierde durante la noche ni se cae continuamente al suelo. Además, su uso es regulado por el niño, quien aprende a tranquilizarse él solito. Y el inconveniente es que no se puede hacer desaparecer, como el chupete, temporal o definitivamente, para eliminar el hábito de succión.

El uso del chupete tiene importantes ventajas, pero también inconvenientes. Debemos tender a su uso racional, teniendo en cuenta los hábitos y el carácter de nuestro hijo.