Vuelta al cole: establecer de nuevo las rutinas | LetsFamily
embarazo
Rutina después de las vacaciones de verano

Vuelta al cole: establecer de nuevo las rutinas

Volver a la normalidad

Tanto si acabas de volver de vacaciones como si te has quedado en casa este verano, seguramente los niños estén un poco “asilvestrados” después de las vacaciones. Pero todo se acaba y la familia tiene que ir poniéndose en modo vuelta al cole, mejor de un modo gradual. ¿Qué se puede hacer para llevar a cabo la transición de forma suave?

 

  • Date un tiempo: Una semana será suficiente para adaptarnos física y mentalmente para el cambio de rutinas.
  • Ajusta los horarios de las comidas: Como los niños se levantan (y desayunan) tarde, al final se come tarde. Dormimos, la siesta, un heladito y otra vez nos dan las tantas para cenar. Aquí se trataría de ir adelantando, cada día 15 minutos, por ejemplo, los horarios de las comidas hasta llegar a la hora habitual durante el resto del año.
  • Ajusta los horarios de sueño: Esto puede ser lo más complicado y harán falta grandes dosis de paciencia. Si el peque se ha acostumbrado a estar en la calle echando carreras mientras nosotros nos tomamos algo en la terraza o (algo que les encanta) ver la tele hasta quedarse dormido en el sofá, es difícil convencerles de que se metan en la cama cuando todavía es de día. Además de hacerlo de forma progresiva, también ayuda introducir los rituales del sueño que hemos dejado un poco aparcados. Tras una ajetreada tarde de juegos (sin siestas tardías), bajamos el ritmo, retomamos el baño, cena y cuento y a dormir. No te desanimes si se muestra poco colaborador. Es normal que se haya acostumbrado a la nueva dinámica, pero las rutinas que has trabajado durante tanto tiempo no se han ido; simplemente hay que recordárselas.

 

Espíritu positivo

Prepararnos para la vuelta al cole (o el trabajo) no tiene por qué ser algo negativo. Como papás, proyectamos lo que sentimos y si afrontamos el final del verano con tristeza y apatía, nuestros hijos lo vivirán también así.

Podemos pensar en las cosas positivas que tiene la vuelta a la rutina, como retomar el contacto con los compañeros de trabajo y volver a realizar esa actividad que nos gusta. También ayuda pensar en las actividades de ocio o escapadas que realizaremos durante el nuevo período que empieza.

Con los niños, organizaremos la vuelta al cole con ilusión: preparar el material escolar, poner su nombre en la ropa, su mochila… implicarlos en estos preparativos es la mejor manera de crear expectación en ellos sobre una nueva etapa llena de retos en vez de dar la idea de que es una vuelta “a la vida normal”.

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo: