¿Cómo sobrellevar la crianza de un bebé de alta demanda?

Comentar: (0)

Compartir:

Ya hemos hablado de las características particulares que tienen los bebés de alta demanda afectiva –esos que te hacen cuestionar sobre tus capacidades como madre o padre, y que ponen a prueba tu paciencia. Hemos explicado de qué modo puedes distinguir si tu hijo entra en esta categoría, ya que pese a que cualquier bebé es demandante por naturaleza, estos niños lo son aún más. 

Si ya sabes que te toca lidiar con un bebé de alta demanda, puede que te preguntes cómo puedes sobrellevar mejor esta etapa de la crianza. Aquí te damos algunas sugerencias.

Acepta a tu bebé como es

Tú no tienes la culpa por tener un bebé de alta demanda. Haz oídos sordos a quienes te dicen que lo estás malcriando o que deberías dejarlo llorar. Cuanto antes aceptes que tu bebé es así, antes podrás relajarte y aprender a disfrutar del tiempo con tu hijo. La alta demanda no es una enfermedad, sino la capacidad por encima de lo normal de aprender, de estar ávidos por nuevos estímulos y por contacto. Al crecer, esas mismas características que hoy nos cuesta sobrellevar, serán algo muy positivo en la personalidad del niño.

Responde lo antes posible

Tu bebé no demanda por capricho, sino por necesidad. Con su llanto requiere tu atención. Cuanto antes respondas (cogiéndolo en brazos, dándole el pecho, hablándole, etc.) antes aprenderá tu bebé que puede contar contigo. De a poco, su ansiedad se irá calmando cuando sepa que sus demandas son satisfechas.

Busca ayuda

Para sobrevivir a este primer año con un bebé de alta demanda es muy importante que cuentes con uno o más pares de manos extra. Si tu bebé no quiere estar en brazos de nadie más que tú, los abuelos o una canguro pueden ayudar de otras maneras: cuidando de tu hijo mayor, haciendo algunas tareas domésticas o preparando la comida.

Prioriza la atención hacia tu hijo

La crianza de estos bebés ya demanda muchísima energía, es importante que no te agobies con tareas innecesarias. Además, como estos bebés toleran muy mal las separaciones, en el caso de que los ingresos de tu hogar lo permitan, haz lo posible para permanecer el mayor tiempo posible junto al niño. Posterga todo lo que puedas tu reincorporación al trabajo, es lo que te permitirá criar con la mayor tranquilidad a tu bebé, recuperar algunos ratos de sueño y no enloquecer en el intento.

Opta por la crianza con apego

Quienes saben del tema suelen recomendar la lactancia a demanda, el porteo con un fular (para que el bebé esté bien pegadito al cuerpo de la mamá) y el colecho. Todas estas herramientas resultan particularmente beneficiosas cuando el bebé es de alta demanda.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
3

Average: 3 (3 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados