Cómo fomentar la higiene corporal en los niños

Comentar: (0)

Compartir:

habitos-higiene

Tener unos buenos hábitos higiénicos afecta a la salud y también socialmente. Por eso es importante que los niños se familiaricen con ciertas rutinas desde pequeñitos.

La hora del baño

Es el momento de eliminar toda esa suciedad que se ha acumulado en el cuerpo al final del día. Una intensa jornada en el cole o la guarde, juegos en el parque, manualidades... todo eso deja huella en su piel y hay que enseñarle que hay que irse limpito a la cama. En el baño o la ducha le enseñaremos a que poco a poco vaya aprendiendo a enjabonarse las distintas partes del cuerpo.

Cuando son muy chiquititos, funciona darles un muñeco bebé para que ellos vayan limpiándole la parte del cuerpo que le estemos limpiando a él. Después, le explicamos que hay que secarse muy bien todo el cuerpo para que no nos enfriemos. El momento ideal para bañar a los niños es por la noche, antes o después de la cena, cuando iniciaremos el ritual del sueño poniéndoles el pijama.

 

Lavado de manos

Parece mentira, pero un gesto tan sencillo como lavarse las manos puede protegernos de hasta 200 enfermedades. UNICEF alerta de que el 50% de las muertes de niños en todo el mundo son provocadas por gérmenes presentes en la materia fecal, que se transmiten al comer alimentos con las manos sucias. Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud ha comprobado que el 25% de las infecciones respiratorias se puede evitar sólo con el hábito de lavarse las manos.

De ahí que sea tan importante enseñar a nuestros hijos a lavarse las manos tan pronto como sean capaces de hacerlo. Debemos acostumbrarles a que se laven las manos al menos al llegar a casa, después de jugar con tierra y después de ir al baño. Al principio lo harán de cualquier manera y tendremos que “repasarles”, pero lo importante es que habremos creado el hábito. Por supuesto, mantener las uñas limpias y recortadas también forma parte de su higiene semanal, aunque en este caso tendremos que encargarnos los mayores.

 

Lavado de dientes

Desde que a nuestro bebé le sale el primer diente ya podemos lavárselo. Hay distintos cepillos de iniciación, como dedales de silicona. También podemos limpiárselos con una gasa, pero es importante hacerlo después de cada comida. Cuando ya son más mayorcitos les encantará lavárselos ellos mismos, sobre todo si le compramos un cepillo de dientes con su personaje favorito (siempre de cerdas suaves) y es bueno que les dejemos hacerlo, pero hay que tener en cuenta que el cepillado que ellos se hagan no será correcto y deberemos terminar nosotros la tarea para asegurarnos de que se han eliminado todos los residuos.

 

Limpiarse después de ir al baño

Cuando ya han aprendido a controlar esfínteres ya podemos enseñar a los niños a usar el váter correctamente. Los niños, intentar que no salga el pipí fuera y a limpiarse después de hacer caca. Las niñas es importante que les enseñemos a limpiarse de delante hacia detrás para prevenir infecciones.

 

 

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Aun no tiene votos. Se la primera en votar.

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies