El sueño del bebé » LetsFamily
embarazo

El sueño del bebé

La mayoría de los padres jóvenes creen que un bebé durante los primeros meses de vida duerme mucho. Y es así – bueno por lo menos en principio.

Sin embargo hay muchos bebés – y también niños más mayores – que no logran descansar bien de noche y gritan en vez de dormir. ¿Tienen hambre? ¿Tienen el pañal lleno? ¿Quieren que los cojan en brazos? o ¿Quieren todo a la vez? Da igual lo que quieran: sus padres están estresados, cansados y tienen que trasnochar.

¿No existe una fórmula mágica para que el niño duerma? Esta pregunta no se puede contestar con un sí o un no, pero hay diferentes métodos que se han probado con bastante éxito.

Entre todos los métodos seguro que encontrarás uno que se adapte a tu situación particular. Lo que es muy importante es que conozcas a tu bebé. Al principio te resultará difícil entender e interpretar bien sus señales y surgirán malentendidos.

Muchos padres no saben muy bien cómo actuar sobre todo con su primer hijo. Intentan un método para hacer dormir al niño y si no funciona pasan al siguiente. ¡Pero esto lo hace todavía más difícil! Tu bebé necesita constancia para sentirse seguro y protegido. En este sentido si cambias cada semana el método para hacerlo dormir, conseguirás exactamente lo contrario.

Hay niños que se duermen en diez minutos y hay otros que necesitan mucho más tiempo. Mientras que algunos niños ya duermen de un tirón a una edad muy temprana, otros necesitan años para aprenderlo. La mayoría de las veces los motivos por los que un niño no quiere dormir son la falta de sueño o un estado irritado por falta de sueño.

¿Quizás la siesta ha sido demasiado larga? No dudes en despertar a tu hijo si se repite muy a menudo. Quizás vinieron amigos poco antes de llevar al niño a dormir y le trajeron un regalo con el que quiere jugar ahora. Si pasa de vez en cuando no es un problema, pero el niño debería tener un ritual fijo antes de ir a dormir.

Hay niños que simplemente necesitan más tiempo para poder desconectar. Incluso hay niños que tienen que llorar un poco para poder dormirse porque así logran tranquilizarse después de toda la tensión vivida durante el día. Pero esta forma de dormirse no se debe confundir con el método de dejar llorar al niño hasta que se duerma.

No hay una fórmula patentada para el sueño del niño. Cada uno tiene su propio ritmo. Tan pronto conozcas su ritmo, seguramente te resultará más fácil.