La lactancia materna el mejor modo de alimentar al bebé » LetsFamily
Todo sobre la lactancia
Actualidad Reciclaje Uncategorized

La lactancia materna el mejor modo de alimentar al bebé

Está claro que la lactancia es sumamente beneficiosa para que el crecimiento del niño sea el adecuado, puesto que la leche aporta los nutrientes necesarios para ello. Pero, además, este tipo de alimentación refuerza el vínculo que existe entre la madre y el pequeño, según explican desde la Asociación Española de Pediatría (AEPED). Porque amamantar crea unos sólidos lazos afectivos entre las dos personas implicadas en el proceso. Pero no son los únicos aspectos positivos que trae consigo la lactancia. Este organismo señala que los bebés que no reciben la leche de su madre tienen más posibilidades de sufrir una muerte súbita, infecciones gastrointestinales, obesidad, enfermedad celíaca y otras tantas afecciones.

Algunas restricciones durante la lactancia

Dada la relevancia que tiene la lactancia tanto para la madre como para el niño, es esencial que la madre extreme los cuidados en lo que se refiere a su dieta. Es importante incrementar la ingesta de líquidos hasta los dos litros diarios, de modo que el organismo esté bien hidratado y la producción de leche sea satisfactoria. Asimismo, es conveniente incluir abundantes dosis de frutas y verduras durante la lactancia, que aportan fibra y vitaminas.

Las bebidas que contienen cafeína forman parte de esta lista negra, al igual que el alcohol. Además, es fundamental no fumar, ya que el tabaco es perjudicial tanto para los niños como para las madres.

Otra recomendación  es que acudas al médico de cabecera si necesitan tomar medicamentos por padecer alguna dolencia. Incluso en el caso en que los remedios sean naturales y, a primera vista, no contengan compuestos químicos. El especialista comprobará si los preparados son inocuos o pueden afectar a la salud del niño.

El inicio de la lactancia

La producción de leche depende, desde el momento del parto, del estímulo de la succión del bebé. Por eso es tan importante ponerse al bebé al pecho con frecuencia. El mejor momento para empezar es nada más nacer, cuando se coloca al recién nacido sobre su madre y él busca instintivamente el pecho de su madre. Es el llamado “breast crawl”. La lactancia debe comenzar en la sala de partos o en la primera hora de vida.

Coloca a tu hijo de modo que el pezón le quede al nivel de la nariz o del labio superior, con vuestras barrigas en contacto.

La postura es muy importante para conseguir que el bebé se “agarre” al pecho y evitar mastitis y grietas. Asegúrate de que toma el pezón y gran parte de la areola en su boquita.

La lactancia debe ser a demanda: la frecuencia y la duración de las tomas las marca el recién nacido.

La composición de la leche varía a lo largo de la toma: la concentración de grasa es mayor al final, por eso se recomienda dejar que el recién nacido vacíe completamente un pecho antes de ponerle al otro. ¿Y si no quiere mamar del otro? No pasa nada, ya hemos dicho que los bebés se alimentan a demanda. Él (o ella) saben lo que necesitan.

Comienza la siguiente toma con el pecho contrario al pecho con el que empezaste la vez anterior.

Durante las primeras semanas, se desaconseja el uso de chupetes, porque su boquita adopta una postura distinta para succionar y puede dificultar su aprendizaje e interferir en la lactancia.

El calostro, la leche materna que sale por primera vez de los senos

Esta sustancia es muy apreciada, puesto que supone una excelente fuente de hidratos de carbono, grasas y anticuerpos. La combinación ideal para que los recién nacidos reciban los nutrientes que requieren para que su desarrollo sea óptimo. En los primeros días de vida, lo normal es que los bebés realicen muchas tomas de leche, aunque de escasa cantidad cada una de ellas.

¿De qué está compuesto el calostro?

El calostro está compuesto de agua, proteínas, grasas, carbohidratos e inmunoglobulinas o anticuerpos.

¿Qué aspecto tiene?

Depende de cada caso. Puede ser espeso y de color amarillento o de consistencia más líquida y transparente.

¿Por qué el calostro es tan importante para el bebé?

Porque contiene la cantidad de nutrientes ideal para los primeros días del recién nacido fuera del útero materno y posee sustancias antibacterianas que estimulan su sistema inmunitario. Una combinación tan perfecta y equilibrada que jamás la encontrarás en la leche de fórmula

¿Cuánto dura la producción de calostro?

Entre 2 y 5 días después del nacimiento del bebé.

¿Si el niño es prematuro, también le alimenta lo suficiente?

Se ha demostrado que, cuando el bebé nace antes de término, el calostro tiene aún más potencial para prevenir las infecciones.

La subida de la leche

Después de unos días amamantando a tu bebé, notarás tus pechos más duros: estás empezando a producir leche. Es la llamada leche de transición, que tu organismo producirá durante los siguientes diez o quince días: contiene más grasa, lactosa y vitaminas hidrosolubles que el calostro; se adecúa a las necesidades de este, suministrándole más calorías.

La leche madura

Es la leche materna propiamente dicha. Aporta al niño todos los nutrientes y calorías que necesita para su desarrollo en sus primeros seis meses de vida. La OMS recomienda la lactancia materna como único alimento del bebé en estos seis meses, y mantenerla, en combinación con otros alimentos, hasta los dos años o más.

Algunas de las cuestiones que pueden ayudarte a tener una lactancia más satisfactoria

  • No hay mala leche. No hay contraindicaciones en la lactancia materna, que está diseñado para nutrir al bebé en todas sus necesidades de alimentación.
  • Siempre hay suficiente leche. Que las madres no tengan leche es uno de los mitos sin justificación que desmontan los especialistas más a menudo. El mayor estímulo para la producción de leche lo ejerce el bebé al succionar.
  • A demanda se refiere no solo a la cantidad de veces que se pone al niño al pecho sino también al tiempo que pasa mamando o en cada pecho. Hay que dejar que sea cada bebé el que module las tomas según sus necesidades.
  • Leche de otras madres. Iniciativas como la creación de bancos de leche materna en el Hospital 12 de Octubre ofrece, gracias a rigurosos controles de calidad, la posibilidad de que los bebés prematuros puedan beneficiarse de las cualidades de la leche materna en su maduración cuando sus madres no puedan darles el pecho.

Medicamentos durante la lactancia

Si te pones enferma durante la lactancia puedes necesitar medicamentos. Ten en cuenta que algunas sustancias entran a través de la leche en el torrente sanguíneo del niño, y aunque otras se eliminan previamente, deberías consultar a tu médico sobre los efectos de las diversas medicinas para encontrar las más compatibles con la lactancia.

El trabajo y la lactancia

Compaginar la vida laboral y la familia es un gran reto. Pero la vuelta al trabajo no tiene que significar que tengas que dejar de dar el pecho a tu bebé.

Tienes diferentes posibilidades. Puedes mantener tu producción de leche intacta, continuar con la lactancia parcialmente o dejar de dar el pecho a tu hijo, algo que sería mejor que no pasara, aunque es comprensible el esfuerzo que eso significa para ti. Lo importante es encontrar la solución que mejor te venga.

Ideas para conciliar la vuelta al trabajo y la lactancia

Planificar es la clave

Como en tantos aspectos de la maternidad y la crianza, la planificación es fundamental para poder prolongar la lactancia materna.

Puedes dar el pecho a tu bebé antes de irte a trabajar y al regresar

Durante tu ausencia, otra persona puede darle biberones de tu leche. Para hacerlo conviene ir sacándote leche y congelándola con unas semanas de antelación, de manera que tengas un remanente preparado.

Leche congelada

Si guardas leche congelada, apunta en cada bolsa o recipiente el día y la hora de la extracción, para ir utilizando las reservas desde la más antigua a la última.

Alimentación con leche materna

Si puedes, alimenta a tu hijo solo con leche materna hasta que vuelvas al trabajo, así seguirás produciéndola en la cantidad suficiente.

Subidas de leche durante la jornada laboral

El cuerpo se adapta rápidamente a las variaciones en horarios y necesidades de tu bebé, pero es posible que los primeros días tengas subidas de leche durante la jornada laboral y que tengas que recurrir a un sacaleches. Realiza una extracción antes de volver a trabajar, para no tener que averiguar cómo funciona allí. Es mejor estar acostumbrada.

Para extraerte leche en el trabajo es necesario que encuentres un lugar tranquilo y cómodo, en el que no vayan a interrumpirte. Suelen recomendar tener a mano una foto del bebé o una ropita con su olor porque estimula la subida de la leche.

Reincorporación al trabajo

Puede ser buena idea reincorporarte al trabajo dos días antes del fin de semana, para que la adaptación del bebé (y la tuya) sea mejor. Pide a quien cuida de tu bebé que no le ofrezca alimentos o biberón desde dos horas antes de que vuelvas a casa, para que el peque se agarre al pecho.

Otras opciones

Durante el día puede haber otras opciones a tu alcance, valóralas todas: reducción de jornada, que alguien te traiga al bebé al trabajo a media mañana…

La lactancia como prevención contra la muerte súbita infantil

La leche materna contiene anticuerpos de la madre que proporcionan una protección general contra las infecciones. La leche materna, como órgano vivo, trasplanta en el bebé la experiencia inmunológica de su madre adulta. En comparación con la leche preparada la leche materna se adapta de forma individual al entorno del bebé, ya que en ella se crean anticuerpos contra agentes patógenos que se encuentran en el entorno de la madre y así son trasladados al bebé.

Se cree que los niños alimentados con leche materna se despiertan más a menudo. No debemos olvidar que la lactancia aumenta el proceso vital que supone el contacto con la madre.

¡Sorteamos una sillita de paseo Maxi - Cosi!