La lactancia

Comentar: (0)

Compartir:

la lactancia

La lactancia es más que alimentación. Amamantar es amor y cercanía, aunque a veces no está exenta de complicaciones, no siempre es fácil ni para el niño ni para la madre . Por eso es importante tener paciencia durante los primeros días para que la madre y el niño encuentren un ritmo común , se adapten uno al otro y ambos aprendan y puedan disfrutar de estos momentos tan íntimos.

Dar el pecho es más que alimentar: amamantar es amor y cercanía. Aunque la lactancia no está exenta de complicaciones, y no siempre resulta fácil para el bebé ni para ti. Aquí respondemos algunas preguntas sobre este tema que tantas inquietudes genera en las nuevas madres.

¿Cuáles son los principales motivos para amamantar al bebé?

Sobran razones para sumarte a la lactancia. Amamantar es la manera más práctica, sana, rápida y económica de alimentar a tu bebé. Puedes dar el pecho en cualquier momento y lugar sin ninguna preparación. No solamente lo hidrata, lo consuela y sacia todas sus necesidades nutricionales, sino que además le proporciona anticuerpos e incrementa el vínculo de apego entre tu hijo y tú.

Pero eso no es todo: dar el pecho tiene importantes ventajas para la salud de la madre. La recuperación del postparto es más rápida, disminuyen tus posibilidades de sufrir depresión postparto y otras enfermedades a largo plazo, ¡y hasta bajas antes de peso!

¿Cuáles son algunas posibles desventajas?

Al principio puede costarte establecer la lactancia, hasta que el bebé aprende a prenderse correctamente del pecho y tú descifras sus señales. Por eso es importante tener paciencia durante los primeros días para que la madre y el niño encuentren un ritmo común, se adapten uno al otro y ambos aprendan y puedan disfrutar de estos momentos tan íntimos.

De la misma manera, ten paciencia durante las posibles crisis de lactancia que aparecen en determinadas etapas, como los brotes de crecimiento del bebé.

¿Cómo debo alimentarme si doy el pecho?

Durante esta fase también deberías mantener una alimentación variada y sana y no deberías tomar medicamentos salvo el suplemento de yodo y aquellos que hubieras de tomar por estricta necesidad y siempre bajo prescripción y control médico. Es importante que incorpores suficiente calcio y hierro, pues tu organismo privilegiará la producción de leche, y esos minerales podrían faltarte a ti más adelante. También es fundamental que te mantengas bien hidratada.

¿Qué hago cuando regrese al trabajo?

Si después de la baja por maternidad tienes que incorporarte otra vez al trabajo, no tienes que dejar la lactancia. La ley de protección a la maternidad regula tu posición en el trabajo mientras estés dando el pecho. Un extractor de leche puede ayudarte a proveer a tu hijo de alimento en las horas que pases fuera de casa.

¿Sirve la lactancia como anticonceptivo?

Existe un método natural, conocido como MELA , que se basa en la lactancia como anticonceptivo natural. Pero como otros métodos naturales, no es 100% efectivo. Si quieres evitar un nuevo embarazo debes saber que la lactancia no te protege por completo de quedarte embarazada de nuevo. Por eso ten cuidado y usa otros métodos anticonceptivos desde el mismo momento en que reanudes tus relaciones sexuales completas.

Si te ha interesado este tema, lee el siguiente artículo:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
2

Average: 2 (1 vote)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies