Bebés

Casi todos nos asombramos con la inteligencia de los bebés. ¿Cómo es posible que siendo tan pequeños parezcan entender tantas cosas? Sin embargo, hasta ahora nuestras intuiciones como padres eran solo eso, percepciones que no tenían una base científica. Nos podía parecer que nuestro hijo o hija entendía gran parte de lo que le decíamos aunque no hubiera llegado al año de edad, pero en realidad no sabíamos si era cierto. La novedad es que ahora un estudio ha corroborado lo que muchos padres y madres habían observado: los bebés de seis meses entienden e identifican gran cantidad de palabras. Y además a esa edad ya ponen en marcha el proceso de aprendizaje que usamos siendo adultos, por el cual no aprendemos palabras sueltas sin más sino que tenemos en cuenta las relaciones semánticas de las palabras. O dicho de otra forma: el vocabulario temprano ya está dotado de estructura semántica.
Ahora que se acercan las fiestas de fin de año, es probable que tú y tu pareja contemplen la posibilidad de emprender un viaje con vuestro bebé, ya sea para que lo conozcan familiares que viven lejos, o bien para alejarse de todo y descansar un poco después de un año que ha sido muy agitado. Pues bien, viajar con bebé no es imposible, pero sí plantea algunos desafíos. Aquí te sugerimos algunos elementos que debes llevar contigo, ya sea para un corto trayecto en tren o en coche, como también para un vuelo internacional.
¡De las fiestas de diciembre también se disfruta a través del paladar! Todos estamos esperando que llegue la Navidad para degustar algunos de los exquisitos platos que comemos con ocasión de esta celebración. ¿Por qué no ofrecerle algunos también a tu bebé? Es cierto que con bebés muy pequeños (de 6 meses a un año) aún hay ciertos alimentos que están restringidos, pero los bebés mayorcitos y los niños seguramente disfrutarán mucho probando alguna de estas recetas.
Si tienes un recién nacido en casa o tú o tu amiga tu amiga estáis a punto de dar a luz, estarás pensando en qué juguetes son los más indicados para regalarle al chiquitín. Porque sí, los recién nacidos necesitan juguetes y, por supuesto, juegan, aunque todavía no hagan la croqueta ni gateen.
La mayoría de los bebés de un año todavía necesitan dormir dos siestas: una a media mañana y otra después de comer. Sin embargo, alrededor del año y medio, muchos bebés comienzan a permanecer despiertos y activos durante más horas, y dejan de dormir la primera siesta. Este cambio en su rutina es muy importante y no siempre resulta sencillo. Aquí te damos algunas claves.