Desgarro perineal y episiotomía

Comentar: (0)

Compartir:

Pediatra

En el momento en que en los cursos de preparación al parto se menciona el tema de la episiotomía a menudo se pueden escuchar susurros y comentarios entre las asistentes que expresan su preocupación. En realidad no tendrían que tener tanto miedo si estuvieran mejor informadas sobre la episiotomía o el desgarro perineal.

La zona perineal es el tejido entre la vagina y el ano, que durante el parto vaginal es sometido a una presión y dilatación fuertes, no habituales. Es comprensible que esos tejidos de la zona perineal hayan de distender en grado máximo para que permitan el paso del cuerpo del bebé y en ese estiramiento forzado, es fácil que se produzcan desgarros, a veces simplemente de la piel que no requieren reparación alguna y otros más profundos, que se suturan (cosen con hilo quirúrgico) y tanto unos como otros, curan fácilmente, en poco tiempo y no requieren unos cuidados muy especiales, salvo mantener una limpieza correcta de la zona.

Por otro lado la episiotomía es, actualmente, un tema muy discutido entre los asistentes al parto, matronas-es y obstetras. Es una intervención obstétrica que ya se describió en el siglo XVIII y la idea era, evidentemente, favorecer a la mujer y al bebé, evitando a la mujer problemas posteriores del suelo pélvico (prolapsos e incontinencias) y facilitar la expulsión del bebé, tanto más si se intuía que éste estaba comprometido. Se generalizó su uso, y tras años de práctica, parece que no cumple el objetivo marcado, de ahí que se esté restringiendo su uso.

Actualmente, la tendencia es realizarla en caso de que exista una sospecha de pérdida de bienestar fetal que requiera una expulsión y/o extracción instrumental rápidas del feto y si se sospecha ( nunca se tiene la certeza ni en un sentido ni en otro) que existe el peligro de que el tejido de la zona perineal se desgarre de forma descontrolada.

Realizar una episiotomía no supone mayor dolor a la mujer ya que se hace bajo anestesia, en un momento de contracción, cuando la cabeza del bebé esta apoyada sobre el periné de forma que los tejidos están distendidos (estirados) al máximo y su grosor es mínimo, de manera que con un simple corte de tijera o incisión de bisturí, se hace una sección limpia que se repara sin que la mujer sufra dolor , puesto que sigue anestesiada la zona, por causa de la sutura ( cosido quirúrgico). Como cualquier herida quirúrgica, la episiotomía provoca ciertas molestias, escozor al orinar, sensación de tirantez en la zona, etc. que van desapareciendo con los días ; los puntos no hay que retirarlos , se caen solos en 8-10 días.

Por lo tanto no hay que tener un temor irracional a la episiotomía necesaria.

Lee aquí cómo hacer la zona perineal más blanda y elástica mediante masaje y evitar así un desgarro perineal o una episiotomía.

 

Si te ha interesado este tema, participa con nosotros:

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 
5

Average: 4.3 (3 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados