El parto en el agua

Comentar: (0)

Compartir:

¿Estás pensando en dar a luz en el agua? Es una opción que demandan cada vez más mujeres, y un número creciente de maternidades, públicas y privadas,  disponen de salas de parto con bañeras con este fin. 

¿Cómo es un parto en el agua?

Se realiza en una bañera de partos, con una inmersión de la mujer hasta el pecho en agua caliente, a unos 37 grados centígrados, que es la temperatura del cuerpo humano. 
Está indicado solo en los embarazos de bajo riesgo y la inmersión no dura más de dos horas consecutivas. Siempre es necesaria la supervisión por parte de un especialista (la matrona o el ginecólogo). 
Se ha demostrado que dilatar en el agua tiene efectos analgésicos: reduce el dolor y el uso de anestesia epidural o de otro tipo y acorta esta fase del parto, se realizan menos episiotomías y mejora la movilidad de la madre y la relajación. La postura vertical en la bañera también es más cómoda.  El resultado, en definitiva, es un parto más natural y más satisfactorio para la madre.

En la dilatación, sí. ¿Y en el expulsivo?

Ginecólogos, matronas y neonatólogos coinciden en  los beneficios de la inmersión en el agua durante la dilatación.
Sin embargo, los beneficios de la bañera durante el expulsivo son más controvertidos, ya que, aunque los estudios coinciden en que las madres que dan a luz en el agua valoran mucho la experiencia, se han detectado posibles complicaciones para la salud del bebé, en especial por aspiración de agua o rotura de cordón.

  • En 2014, la American Academy of Pediatrics (AAP) y el American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) publicaron un informe en el que ponían en entredicho la realización de esta técnica en el expulsivo. ¿El motivo? En los estudios analizados se detectaron algunas complicaciones para la madre y para el bebé, como mayor riesgo de infección materna y neonatal, dificultad respiratoria y riesgo de asfixia. Puedes leerlo aquí: http://pediatrics.aappublications.org/content/133/4/758
  • La Sociedad Española de Neonatología y la Sección de Medicina Perinatal de la Sociedad Española de Obstetricia y Ginecología elaboraron su propio documento de consenso sobre atención del parto en el agua  (disponible en www.se-neonatal.es/Portals/0/Publicaciones/Parto_bajo_agua_SENeo-SEGO_we...) en el que analizan los pros y los contras de esta técnica.  Su conclusión es que en gestaciones no complicadas y a término, el desarrollo de la primera etapa del parto en el agua disminuye la necesidad de analgesia y la duración del parto, aunque no mejora los resultados perinatales. Sin embargo, apuntan que la seguridad y eficacia de la atención en el agua durante el expulsivo no está establecida, ni para las madres ni para los recién nacidos, y además se han publicado casos de complicaciones que pueden llegar a ser muy graves en el recién nacido. 
  • La Federación de Asociaciones de Matronas de España publicó en 2015 una revisión bibliográfica sobre el tema muy recomendable: (http://www.federacion-matronas.org/revista/matronas-profesion/sumarios/i...). Igual que neonatólogos y ginecólogos, reconocen que son necesarios más estudios clínicos sobre el tema, porque los existentes tienen limitaciones.

Si deseas tener a tu bebé en el agua, infórmate sobre si existe esa posibilidad en tu hospital de referencia y consulta a tu matrona y a tu ginecólogo sobre los pros y los contras de esta opción.

 

¿Te ha gustado este artículo?

Coméntalo

0

Valóralo

Votar estrellas: 

Average: 5 (2 votes)

Compártelo en redes sociales

Hola, tienes que registrarte o iniciar sesión para enviar tus comentarios. Gracias!

Artículos relacionados

Permitir cookies