Semana 37 del embarazo

Semana 37 del embarazo

Peso: 2.200- 3.000 gr. Tamaño: 39,7- 51cm Circunferencia de la cabeza: 300- 358mm Circunferencia del pecho: 324mm Longitud del fémur: 69mm Posiblemente sientas cómo el bebé desciende por el canal de parto.

El feto ya está preparado para nacer en cualquier momento. Y cada día que pasa es más fuerte y está más preparado para la vida fuera del útero. Como la pared del útero está cada vez más estirada, permitiendo que entre más luz hacia el interior, el bebé ya es capaz de desarrollar ciclos diarios de actividad basados en la noche y el día. De hecho, si enciendes una luz sobre el útero, el bebé probablemente se gire hacia la fuente de la misma. La cortisona se está produciendo de forma natural para ayudar a los pulmones de tu bebé a respirar aire de forma independiente.

 

Llegados a este punto es casi imposible andar con normalidad (y elegancia) debido a la presión que ejerce el bebé en la pelvis. Pero tranquila, ¡es cuestión de días! Tu flujo vaginal puede ser mayor ahora, y puedes perder el tapón mucoso que sella el útero evitando infecciones, a medida que el cérvix se dilata. El tapón de moco es espeso y amarillento y puede estar mezclado con sangre. Se puede perder un par de semanas, días u horas antes del parto. E incluso durante la misma dilatación. 

Artículos relacionados embarazo

Si vives tu embarazo en Navidad, puedes sentirte muy afortunada. Sí, hay alimentos que no puedes comer, excesos que no puedes cometer y planes que no puedes hacer, pero sentir la magia de la Navidad y el milagro de estar gestando un bebé en tu vientre a la vez es… simplemente increíble.
Los cambios físicos que se producen en la mujer durante el embarazo son evidentes, Pero, ¿qué pasa con los hombres? ¿Experimentan cambios durante la gestación?
Sucede siempre: tanto si estás buscando un embarazo como si tu estado es una “sorpresa” hay, como mínimo, dos semanas en las que estás embarazada sin tener la confirmación. ¿Y ahora qué?
El cabello es un gran indicador de nuestro estado físico y mental. El embarazo incide sobre nuestra melena, alterándola durante la etapa de gestación por la presencia de hormonas placentarias. Éstas contribuyen a los cambios que sufre el pelo, empeorando su aspecto, debilitándolo y engrasándolo o, por otro lado, mejorándolo y fortaleciéndolo, dependiendo de cada mujer y cada fase del embarazo. La melena de la embarazada pasa por distintas etapas: primero débil y después brillante. La estilista capilar Alma Luzón, directora del salón de peluquería Black & White nos desvela las claves sobre los cuidados que requiere la melena durante y después de la etapa de gestación.

Todas las semanas