Semana 5 del embarazo

Semana 5 del embarazo

Peso: 0- 3Gramos Tamaño: 0,1- 0,3cm Habrás notado la falta de tu período.

Si no lo habías hecho, empezarás a tener síntomas de embarazo. Se te hincharán los pechos y te dolerán y se multiplicarán tus glándulas mamarias; posiblemente tengas que ir al baño con más frecuencia. La hormona del embarazo puede provocarte un mayor cansancio o incluso náuseas y lo normal es que sientas más somnolencia durante el día. Piensa que albergas un embrión cuyo corazón está empezando a formarse y que contiene los 46 cromosomas que habéis aportado tu pareja y tú y que determinarán su sexo, constitución, color de piel, rasgos y otras características que le acompañarán a lo largo de su vida. Tu bebé es tan pequeño que necesitarías un microscopio para observarlo con detalle. Están comenzando a desarrollarse otros órganos principales como el hígado, los riñones o los intestinos.

Artículos relacionados embarazo

¿Buscas un nombre de niño para tu hijo? Te contamos los nombres de varón que son tendencia en 2017 y sus significados.
Estar embarazada en época invernal es mucho mejor que atravesar el verano y sus altas temperaturas con la barriga a cuestas. Después de todo, y por causas hormonales, las embarazadas tienden a sufrir mucho más el calor que el frío. Sin embargo, si te toca sobrellevar un invierno riguroso es posible que en algún momento te preguntes si el frío puede afectar a tu bebé. ¿Qué debes saber al respecto?
Durante el embarazo es posible que sufras de determinados síntomas tales como un zumbido en los oídos, congestión nasal y hasta disminución de la audición. En esos casos, si bien tu doctor seguramente sepa aconsejarte, es posible que te derive con un especialista en oídos, nariz y garganta: el otorrinolaringólogo, más conocido como otorrino. En general, con el tratamiento adecuado estos síntomas –benignos en su gran mayoría- pueden mejorar.
Los médicos hablan de crecimiento intrauterino retardado (CIR) cuando hay un retraso del desarrollo y crecimiento del feto, esto es, cuando el tamaño del futuro bebé se sitúa por debajo de los límites considerados normales.
Los tobillos y pies hinchados son la manifestación más habitual de la retención de líquidos característica del embarazo. Pero podemos minimizar los síntomas.

Todas las semanas