Semana 14 del embarazo

Semana 14 del embarazo

Peso: 30- 120Gramos Tamaño: 6- 14cm Disfruta del segundo trimestre, pues es cuando mejor te encontrarás.

Aunque todavía queda mucho por delante, cada vez tienes más ganas de verle y ya piensas en cómo será tu vida junto a él. Es normal, tener un hijo es un cambio extraordinario en la vida de una mujer. Pero el embarazo es una etapa también espléndida, y por eso te aconsejamos que lo vivas de forma intensa y no pierdas detalles de los cambios que se están produciendo en ti y en él. Las hormonas siguen trabajando y provocan un aumento de la producción de melanina. Por eso, como te decíamos la pasada semana, se oscurecen las areolas, pecas, lunares y manchas de tu cuerpo. Sobre esta semana suele ser muy común la aparición de la llamada “línea alba”, una línea oscura que sale del ombligo hasta el hueso púbico que desaparecerá con el tiempo.

Por todo su cuerpo ha comenzado a aparecer un pelo muy fino que protegerá su piel y que se denomina lanugo. Cuando se acerque el parto irá desapareciendo poco a poco. Con una prueba de ultrasonido ya podría conocerse su sexo, pues sus genitales están formados y diferenciados. Mide ya en torno a 7-9 centímetros y es como un ser humano completo pero minúsculo. 

 

 

Artículos relacionados embarazo

A algunas mujeres embarazadas les suelen aparecer en la piel del rostro unas manchas color café, que no presentan ningún tipo de complicación para el embarazo pero que sí pueden resultar molestas en el sentido estético. Se trata del cloasma del embarazo, también conocido como “máscara del embarazo”. ¿Quiénes son más propensas de padecerlo? ¿Es posible prevenir su aparición? Y si ya han aparecido las manchas, ¿cómo se pueden tratar?
Todas queremos sentirnos guapas durante el embarazo, y existen muchas opciones de tratamientos de belleza que no resultan peligrosas para nosotras ni para el bebé. Sin embargo, los expertos en medicina estética acuerdan en desaconsejar el peeling químico durante el embarazo y la lactancia materna. Aquí te explicamos por qué.
Así como hay parejas que prefieren no saber el sexo de su bebé antes del parto, y otras que se alegran con cualquier alternativa, también hay quienes tienen una fuerte preferencia por tener un niño o una niña. En los casos en los que la ecografía confirma que el sexo del bebé no es el que hubiéramos deseado, es posible experimentar una decepción. ¿Cómo se puede superar este sentimiento?
En el embarazo como en la vida todo es una contradicción, al final el exceso de información puede liarte más que otra cosa. Desde ese mismo instante en el que te quedas embarazada y empiezas a informarte o leer sobre el tema desconocido hasta el momento de la crianza, empiezas a descubrir miles de estudios que se han realizado y miles de expertos que hablan sobre este tema, pero ninguno se pone de acuerdo.
Si durante algún momento de tu embarazo tu médico te indica reposo, has de saber que no es una situación fácil de atravesar. Si dura solamente unos días, no hay problema: es más, hasta quizás te entusiasme la perspectiva de ponerte al día con series atrasadas y de volver a leer durante horas sin ocuparte de tu trabajo ni de las tareas domésticas. Pero el reposo prolongado tiene sus consecuencias: además de la ineludible sensación de ansiedad y abatimiento, pueden aparecer problemas posturales, dolores de espalda, mala circulación en las piernas. ¿Cómo puedes proteger a tu bebé y, al mismo tiempo, paliar las consecuencias negativas?

Todas las semanas