Semana 36 del embarazo

Semana 36 del embarazo

Peso: 2.050- 2.800Gramos Tamaño: 37,8- 49cm Circunferencia de la cabeza: 295- 353mm Circunferencia del pecho: 316mm Longitud del fémur: 68mm El médico querrá examinar tu cuello uterino cada semana.

Su proceso de madurez neurológica continúa, pero tu hijo aún es un feto prematuro, y si naciera tendrían que seguir el protocolo que se aplica en estos casos. Sin embargo, a estas alturas, las posibilidades de sobrevivir son altísimas. Debido a la grasa depositada en las mejillas y los mofletes, la cara del bebé va cambiando de aspecto, redondeándose y asemejándose mucho a la de un recién nacido. Esa acumulación de grasa también está formando hoyuelos en codos y rodillas y pliegues en las muñecas.

 

Es posible que el médico examine el cuello del útero una vez por semana en busca de señales de borrado (adelgazamiento) y dilatación (apertura) para ver en qué posición está el bebé. A partir de ahora, el médico puede también realizarte monitorizaciones, mediante las cuales tiene controlados el latido del corazón del bebé y las contracciones de tu útero. Como el feto se va desplazando hacia la región pélvica, vas a poder respirar con mayor facilidad. Eso sí, caminar te resultará más difícil y la presión sobre la vejiga será mayor. No te avergüences si tienes leves pérdidas de orina al reírte mucho o al toser o al estornudar.

Artículos relacionados embarazo

El peso de la madre es muy importante para una buena gestación del bebé por lo que se debe prestar un cuidado especial a la alimentación, incluso antes del embarazo.
Se dice de las embarazadas que tienen un cutis radiante, que su piel “resplandece”. Lo cierto es que las hormonas del embarazo aumentan la oleosidad natural de la piel, y esto puede desembocar en un brote de acné. Sabemos que puede ser molesto, pero no debes preocuparte porque es normal. Aquí te contamos cómo puedes tratar este síntoma y cuándo puedes esperar que desaparezca.
¡Cuánta ilusión representa esperar la llegada de un bebé al mundo! Para muchas parejas, el hijo viene a simbolizar lo más sagrado de su unión, el fruto perfecto de una historia de amor compartida. Pero el bebé no es el “final feliz” sino solamente el comienzo, y para muchos, el nacimiento y la crianza de un hijo es una prueba a superar. Para que este momento sea más fácil, durante el embarazo conviene hablar de ciertas cuestiones, que pueden resultar un tanto espinosas.
Sí, el embarazo revoluciona nuestras hormonas, y ellas convierten nuestras emociones en una montaña rusa, pero no todo es culpa de la gestación.
Durante el embarazo experimentamos un sinfín de emociones, a veces varias mezcladas, y este cóctel no siempre resulta agradable. Mientras las revistas, la sociedad y nuestros allegados nos dicen que deberíamos estar más felices que nunca, pues seremos madres, a veces el embarazo puede estar acompañado de sentimientos negativos, como el miedo o la tristeza. ¿Cómo lidiar con ellos?

Todas las semanas