Semana 32 del embarazo

Semana 32 del embarazo

Peso: 1.450- 1.850Gramos Tamaño: 34,2- 49,7cm Circunferencia de la cabeza: 270- 323mm Circunferencia del pecho: 277mm Longitud del fémur: 60mm El aumento de volumen se manifestará también en hinchazón de tus extremidades.

Los escáneres cerebrales han demostrado que a partir de la semana 32 los fetos tienen periodos de sueño (REM) y que, como cualquier recién nacido, pasan la mayor parte del tiempo durmiendo. No obstante, tu hijo está ganando grasa y tejido muscular y sus movimientos probablemente alcancen su punto máximo alrededor de esta semana.  Su aspecto físico cada vez se asemeja más al de un recién nacido. Al color sonrosado de su piel hay que añadir el pelo, que sigue creciendo y poblando su cabecita.

 

    Tu cuerpo ha estado produciendo mucha más sangre y fluidos corporales, según las necesidades del bebé. Parte de ellos pueden filtrarse en los tejidos de tu cuerpo y reflejarse en cierta hinchazón corporal. Debido a la presión del útero y, sobre todo si tienes antecedentes, a partir de ahora también pueden salirte varices en las piernas. Las duchas de agua fría, elevar las piernas cuando estés sentada, no usar zapatos totalmente planos y no permanecer muchas horas de pie ayudan a evitar que aparezcan o que aumenten de tamaño.

    Artículos relacionados embarazo

    ¿Sabéis cuáles son los nombres preferidos por los papás españoles? Pues os contamos los más elegidos en el 2014 según el Instituto Nacional de Estadística.
    Durante el embarazo, la mujer necesita una cantidad de hierro superior a la habitual. Aparte de los suplementos que recomiende el ginecólogo, es importante saber qué alimentos constituyen las principales fuentes de este mineral para que no falten en la dieta.
    La placenta es el órgano que se forma durante el embarazo y que sirve como conexión entre el bebé y su madre. A través de la placenta, y por medio de su cordón umbilical, el bebé recibe todos los nutrientes que necesita para crecer, así como el oxígeno, y elimina sus desechos. Por eso un desprendimiento de placenta puede representar un riesgo de moderado a grave y debe ser atendido de inmediato.
    Siempre hay que protegerse del sol pero durante el embarazo, con más razón. De hecho, ¿es bueno tomar el sol directo en la tripa?

    Todas las semanas