Semana 33 del embarazo

Semana 33 del embarazo

Peso: 1.600- 2.150Gramos Tamaño: 35,2- 46cm Circunferencia de la cabeza: 280- 333mm Circunferencia del pecho: 287mm Longitud del fémur: 62mm Podrás notar el hipo del bebé en forma de latidos.

A pesar del gran volumen de tu barriga, el espacio empieza a ser algo reducido para tu hijo, que sigue engordando y creciendo. Por eso, sus movimientos son más limitados, aunque todo depende de la cantidad de líquido amniótico que tengas: si tienes mucho podrá moverse más que si tienes poco. En cualquier caso, recuerda que debes sentir sus movimientos todos los días. Debido también a que tiene poco sitio, lo más probable es que tu hijo haya adoptado ya la posición fetal, con los brazos y las piernas cruzados.

 

Tu útero se encuentra a unos 13 centímetros sobre tu ombligo. La presión que ejerce sobre tus órganos puede causarte ardor de estómago, estreñimiento, indigestión y cierta dificultad para respirar. Procura no fatigarte, evitar alimentos fuertes y realiza comidas más pequeñas. Estás en la recta final y es posible que también padezcas lumbalgia y ciática. Esto se debe, por un lado, al cambio de posición del hueso sacro durante el embarazo; y por otro, a que el tamaño del útero es tan grande que puede llegar a presionar el nervio ciático. Estos dolores pueden mejorar algo con calor local, descanso, gimnasia suave y paracetamol. A veces también desaparecen cuando el bebé cambia de posición. En cualquier caso, ¡paciencia!

 

Artículos relacionados embarazo

Durante el embarazo experimentamos un sinfín de emociones, a veces varias mezcladas, y este cóctel no siempre resulta agradable. Mientras las revistas, la sociedad y nuestros allegados nos dicen que deberíamos estar más felices que nunca, pues seremos madres, a veces el embarazo puede estar acompañado de sentimientos negativos, como el miedo o la tristeza. ¿Cómo lidiar con ellos?
Hay quienes aseguran que pueden predecir si lo que viene es un niño o una niña dependiendo de cómo sea tu barriga de embarazada.
En la actualidad, la medicina y las nuevas tecnologías nos ofrecen muchísimas herramientas para conocer el estado de salud de un bebé mucho antes de su nacimiento. Existen determinadas enfermedades que pueden tratarse incluso desde antes del parto, o para las que conviene estar preparados puesto que el diagnóstico y la calidad de vida del niño pueden mejorar si se las atiende lo antes posible. He aquí cinco patologías que se pueden detectar desde el embarazo y sus perspectivas de tratamiento.
Cuando una pareja espera un hijo, se dan muchos cambios en su vida y en el vínculo que mantienen. Aunque el bebé aún no haya nacido, ya muchos se sienten como una familia, y actúan en consecuencia. Veamos en qué maneras el embarazo puede transformar la relación.
Sí estás cursando tu embarazo y ya sabes que eres alérgica, es importante que lo comentes con tu médico que te dará las pautas a seguir según tu caso particular. Verás, las alergias y el embarazo no siempre funcionan de la misma manera.

Todas las semanas