Semana 33 del embarazo

Semana 33 del embarazo

Peso: 1.600- 2.150Gramos Tamaño: 35,2- 46cm Circunferencia de la cabeza: 280- 333mm Circunferencia del pecho: 287mm Longitud del fémur: 62mm Podrás notar el hipo del bebé en forma de latidos.

A pesar del gran volumen de tu barriga, el espacio empieza a ser algo reducido para tu hijo, que sigue engordando y creciendo. Por eso, sus movimientos son más limitados, aunque todo depende de la cantidad de líquido amniótico que tengas: si tienes mucho podrá moverse más que si tienes poco. En cualquier caso, recuerda que debes sentir sus movimientos todos los días. Debido también a que tiene poco sitio, lo más probable es que tu hijo haya adoptado ya la posición fetal, con los brazos y las piernas cruzados.

 

Tu útero se encuentra a unos 13 centímetros sobre tu ombligo. La presión que ejerce sobre tus órganos puede causarte ardor de estómago, estreñimiento, indigestión y cierta dificultad para respirar. Procura no fatigarte, evitar alimentos fuertes y realiza comidas más pequeñas. Estás en la recta final y es posible que también padezcas lumbalgia y ciática. Esto se debe, por un lado, al cambio de posición del hueso sacro durante el embarazo; y por otro, a que el tamaño del útero es tan grande que puede llegar a presionar el nervio ciático. Estos dolores pueden mejorar algo con calor local, descanso, gimnasia suave y paracetamol. A veces también desaparecen cuando el bebé cambia de posición. En cualquier caso, ¡paciencia!

 

Artículos relacionados embarazo

Todas soñamos con el embarazo perfecto, y en muchos casos ese sueño se hace realidad. Sin embargo, no todas las gestaciones son idílicas. Aunque lo habitual es que las cosas vayan bien, o que el embarazo se desarrolle sin problemas aunque sintamos algunas molestias, en ocasiones pueden aparecer complicaciones. Si se dan, debes acudir a tu especialista lo antes posible para que pueda actuar a tiempo. Estas son las complicaciones gestacionales que se dan en mayor número de embarazos.
Las futuras mamás no tardan mucho en hacer las cuentas: tras conocer su embarazo la mayoría calcula rápidamente si le tocará afrontar el verano en pleno tercer trimestre de embarazo. Y en caso de que no hagan ese cálculo lo más probable es que alguna madre veterana lo calcule por ellas. La razón es que los temidos calores del verano no son los ideales para una futura mamá a la que no le queda mucho para dar a luz.
Si habitualmente tu rutina de belleza y bienestar incluye masajes de algún tipo, es probable que ahora que te has quedado embarazada te preguntes si aún es seguro recibirlos. Es verdad que existen determinados tratamientos estéticos que están desaconsejados durante el embarazo, pero también hay masajes que puedes ser muy beneficiosos y aliviar algunos de tus síntomas.
Durante los nueve meses de tu embarazo, es muy importante que te cuides en todos los sentidos: alimentarte bien, claro está, y también descansar lo suficiente y no hacer esfuerzos grandes. Seguir los controles médicos y tomar los suplementos de vitaminas, todo ello es necesario para tu bienestar y el de tu bebé. Pero también lo es prevenir el estrés y las preocupaciones excesivas. ¿Por qué? Aquí te damos cinco razones de peso.
La aparición de venas varicosas, también conocidas como varices, es uno de los síntomas de embarazo más frecuentes. Ocurre cuando, a medida que el bebé y el útero aumentan de tamaño, se comprime la vena cava y se dificulta el retorno de la sangre. Ello sumado a que el volumen sanguíneo ha aumentado, es común que aparezcan esas venas azuladas en zonas tales como las piernas, la vulva o el ano. ¿Cómo se puede prevenir y tratar este molesto síntoma?

Todas las semanas

Permitir cookies