Semana 9 del embarazo

Semana 9 del embarazo

Peso: 11- 30Gramos Tamaño: 1- 3cm Es buen momento para tu primera visita prenatal.

A estas alturas, ya pueden detectarse las ondas cerebrales en tu bebé, indicador de su actividad. En su cuerpo, las articulaciones se están desarrollando y en una imagen ya puedes apreciar sus rodillas, tobillos y muñecas, además claro está de sus pies y manos que todavía están en formación. Poco a poco va abandonando la forma tan curva que le caracterizaba en un principio y su columna vertebral se torna más recta. Todavía sigues sin poder apreciar su sexo, pero ya puede aparecer una protuberancia, que se denomina tubérculo genital, que más adelante dará lugar a las gónadas sexuales femeninas o masculinas según sea el caso. En su rostro puedes distinguir perfectamente sus ojos, sus párpados –que no se despegarán hasta mucho más adelante- y, por supuesto, su boca, que ya comienza a abrir. Su esqueleto ha comenzado a osificarse y las costillas se desarrollan para proteger sus diminutos órganos internos.

 

En una ecografía podrías ver cómo se mueve sin parar y cómo agita sus extremidades. En cuanto a ti, es un buen momento para ir al médico y que te abra una historia clínica que permita hacer un seguimiento más exhaustivo del embarazo. En las primera visitas te realizan pruebas de sangre y orina para analizar cualquier posible alteración de los parámetros. Además, te tomarán la tensión, te pesarán y preguntarán acerca de los antecedentes familiares con el objetivo de preveer cualquier tipo de complicación.

Artículos relacionados embarazo

Hoy en día la mayoría de las mujeres somos trabajadoras, y como tales debemos cumplir con nuestras obligaciones y demostrar en algunos casos incluso más que los hombres, la cosa empeora aún más cuando la mujer se queda embarazada.
Cuando te quedas embarazada por primera vez, lo más probable es que estés llena de dudas y de temores respecto a lo que puedes y no puedes hacer. Es verdad que ahora tu cuerpo no es solamente tuyo, ya que llevas una vida allí dentro y todo lo que haces puede afectar a tu bebé. Sin embargo, debes recordar que el embarazo no es una enfermedad y que la mayoría de tus actividades cotidianas son perfectamente seguras. Darse un baño es un ejemplo.
Las futuras mamás no tardan mucho en hacer las cuentas: tras conocer su embarazo la mayoría calcula rápidamente si le tocará afrontar el verano en pleno tercer trimestre de embarazo. Y en caso de que no hagan ese cálculo lo más probable es que alguna madre veterana lo calcule por ellas. La razón es que los temidos calores del verano no son los ideales para una futura mamá a la que no le queda mucho para dar a luz.
Tomar decisiones va unido al rol de padre y madre. Y a veces, esa responsabilidad pesa tanto que nos bloqueamos y acabamos por postergarla todo lo posible.
Sí, estar embarazada tiene sus incomodidades, pero también hay sensaciones maravillosas que solo se experimentan en esta etapa de la vida. Disfrútalas a tope.

Todas las semanas