Semana 9 del embarazo

Semana 9 del embarazo

Peso: 11- 30Gramos Tamaño: 1- 3cm Es buen momento para tu primera visita prenatal.

A estas alturas, ya pueden detectarse las ondas cerebrales en tu bebé, indicador de su actividad. En su cuerpo, las articulaciones se están desarrollando y en una imagen ya puedes apreciar sus rodillas, tobillos y muñecas, además claro está de sus pies y manos que todavía están en formación. Poco a poco va abandonando la forma tan curva que le caracterizaba en un principio y su columna vertebral se torna más recta. Todavía sigues sin poder apreciar su sexo, pero ya puede aparecer una protuberancia, que se denomina tubérculo genital, que más adelante dará lugar a las gónadas sexuales femeninas o masculinas según sea el caso. En su rostro puedes distinguir perfectamente sus ojos, sus párpados –que no se despegarán hasta mucho más adelante- y, por supuesto, su boca, que ya comienza a abrir. Su esqueleto ha comenzado a osificarse y las costillas se desarrollan para proteger sus diminutos órganos internos.

 

En una ecografía podrías ver cómo se mueve sin parar y cómo agita sus extremidades. En cuanto a ti, es un buen momento para ir al médico y que te abra una historia clínica que permita hacer un seguimiento más exhaustivo del embarazo. En las primera visitas te realizan pruebas de sangre y orina para analizar cualquier posible alteración de los parámetros. Además, te tomarán la tensión, te pesarán y preguntarán acerca de los antecedentes familiares con el objetivo de preveer cualquier tipo de complicación.

Artículos relacionados embarazo

¿Eres de ese tipo de persona que no se aguanta la felicidad y tiene que gritarlo a los cuatro vientos? Muchos especialistas aconsejan que la noticia del embarazo debe comunicarse a partir de los tres meses, pero ¿por qué?
Cuando recibes la noticia de que estás esperando un bebé, los especialistas te recomiendan enseguida qué tipos de alimentos debes tomar y cuáles no son muy idóneos para el desarrollo correcto de la gestación.
¿Eres madrugadora o noctámbula? Puede que creas que las rutinas de actividad y descanso de las embarazadas no influyen demasiado en sus bebés, pero los científicos cada vez encuentran más evidencias de que los hábitos de la madre influyen, y mucho, en el comportamiento futuro de sus hijos. Y el sueño del bebé no escapa a esta realidad.
Es frecuente idealizar la maternidad durante el embarazo. Nos vemos siguiendo los consejos de vecinas, amigas, familiares y expertos y acabamos haciéndonos a la idea de que todo va a ir sobre ruedas. El problema es que la realidad seguramente nos llevará la contraria porque lo cierto es que ser mamá no es sencillo. Por supuesto que disfrutaremos de ello, pero no hay nada de malo en saber que no todo será de color de rosa. No se trata de ser pesimistas sino de ser conscientes de algunas verdades que de todas formas las madres descubren por si mismas durante el primer año del bebé.
Dentro del agua, la futura mamá se siente ligera y relajada a pesar de la tripa, y deja de notar durante un rato la tensión de la espalda. Como el cuerpo pesa menos, puede realizar, sin apenas esfuerzo, movimientos que fuera del agua le costarían mucho.

Todas las semanas