Semana 9 del embarazo

Semana 9 del embarazo

Peso: 11- 30Gramos Tamaño: 1- 3cm Es buen momento para tu primera visita prenatal.

A estas alturas, ya pueden detectarse las ondas cerebrales en tu bebé, indicador de su actividad. En su cuerpo, las articulaciones se están desarrollando y en una imagen ya puedes apreciar sus rodillas, tobillos y muñecas, además claro está de sus pies y manos que todavía están en formación. Poco a poco va abandonando la forma tan curva que le caracterizaba en un principio y su columna vertebral se torna más recta. Todavía sigues sin poder apreciar su sexo, pero ya puede aparecer una protuberancia, que se denomina tubérculo genital, que más adelante dará lugar a las gónadas sexuales femeninas o masculinas según sea el caso. En su rostro puedes distinguir perfectamente sus ojos, sus párpados –que no se despegarán hasta mucho más adelante- y, por supuesto, su boca, que ya comienza a abrir. Su esqueleto ha comenzado a osificarse y las costillas se desarrollan para proteger sus diminutos órganos internos.

 

En una ecografía podrías ver cómo se mueve sin parar y cómo agita sus extremidades. En cuanto a ti, es un buen momento para ir al médico y que te abra una historia clínica que permita hacer un seguimiento más exhaustivo del embarazo. En las primera visitas te realizan pruebas de sangre y orina para analizar cualquier posible alteración de los parámetros. Además, te tomarán la tensión, te pesarán y preguntarán acerca de los antecedentes familiares con el objetivo de preveer cualquier tipo de complicación.

Artículos relacionados embarazo

La retención de líquidos es uno de los ‘efectos secundarios’ más habituales durante el embarazo. Se deja notar especialmente en la fase final del embarazo, en forma de pesadez e hinchazón en las extremidades inferiores. Hoy te vamos a explicar por qué se produce y qué podemos hacer para evitarla.
La espina bífida es una malformación congénita que se produce cuando el tubo neural no se cierra correctamente en las primeras semanas de embarazo. La buena noticia es que, en embarazos planeados, es muy fácil de prevenir.
Muchas embarazadas se preguntan ¿sentirá el bebé en mi seno realmente todo lo que yo experimento? ¿Sentirá mis dudas, mis preocupaciones y necesidades, mi nerviosismo? ¿Qué debo hacer para que esté bien?
Las futuras mamás no tardan mucho en hacer las cuentas: tras conocer su embarazo la mayoría calcula rápidamente si le tocará afrontar el verano en pleno tercer trimestre de embarazo. Y en caso de que no hagan ese cálculo lo más probable es que alguna madre veterana lo calcule por ellas. La razón es que los temidos calores del verano no son los ideales para una futura mamá a la que no le queda mucho para dar a luz.
El pasado 1 de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la situación en relación con el virus del Zika como Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII). La razón es que, a pesar de tratarse de una enfermedad leve en la mayoría de los casos, la comunidad científica cree que puede haber una asociación entre algunos casos de Zika y malformaciones fetales en mujeres embarazadas, como la microcefalia.

Todas las semanas