Semana 26 del embarazo

Semana 26 del embarazo

Peso: 670- 900Gramos Tamaño: 28,8- 35cm Circunferencia de la cabeza: 210- 257mm Circunferencia del pecho: 207mm Longitud del fémur: 46mm Hablar con tu bebé hará que reconozca mejor vuestras voces en el momento del nacimiento.

No deja de dar patadas, succiona el líquido amniótico, se chupa el dedo, bosteza, intentar agarrar con las manos todo lo que tiene a su alrededor y un largo etcétera de actividades con las que poco a poco se van desarrollando sus reflejos. La sensibilidad de tu bebé va incrementándose según trascurren las semanas. En esta semana, los bebés muestran ya preferencias olfativas, debido principalmente a que las fosas nasales comienzan a abrirse. Además, con sus manos, que ya están plenamente desarrollada, comienza a explorar todo lo que tiene a su alrededor. La boca y los labios son también más sensibles y no deja de tragar gran cantidad de líquido, lo que a veces le provoca hipo. Su aspecto ya es muy parecido al momento del parto, sólo le queda crecer más y adquirir mayor grasa corporal.

Cada vez que acudas al médico, medirá el tamaño de tu útero. Es importante saberlo para determinar si el embarazo se está desarrollando con normalidad. El profesional utilizará una cinta para averiguar la altura uterina y la distancia entre el hueso púbico y el útero.

 

 

Artículos relacionados embarazo

Durante el embarazo, la mujer necesita una cantidad de hierro superior a la habitual. Aparte de los suplementos que recomiende el ginecólogo, es importante saber qué alimentos constituyen las principales fuentes de este mineral para que no falten en la dieta.
El embarazo es uno de los momentos en los que el cuerpo –y el alma– de la mujer experimentan más cambios. Las caderas se redondean, los senos aumentan de tamaño, las hormonas incrementan y afinan nuestra sensibilidad y hacen que tengamos el pelo más bonito que nunca, nuestra expresión cambia, la experiencia de la feminidad se enriquece y se transforma… Sí, estar embarazada es hermoso y es sexy.
A ti que amas a los animales, y que sabes que tu familia empezó mucho antes de concebir a tu bebé, cuando ese ser especial que algunos llaman “mascota” pero que tú quieres como a nadie…
Cuando eres feliz: sonríes, amas, sientes, disfrutas… todo esto hace que tu cuerpo segregue serotonina y endorfinas que hacen que tú te sientas mucho mejor. Curiosamente, estas moléculas son capaces de llegar hasta el bebé y hacerle sentir esa sensación de bienestar y de placer, que van a favorecer el desarrollo de tu bebé.
Los cambios físicos que se producen en la mujer durante el embarazo son evidentes, Pero, ¿qué pasa con los hombres? ¿Experimentan cambios durante la gestación?

Todas las semanas